Público
Público

El atún rojo se queda sin protección

España y otros cinco países de la UE frenan a la defensa de la especie // Las ONG denuncian presiones de la industria

DANIEL BASTEIRO

La lucha por la preservación del atún rojo ha empezado en Europa, y lo ha hecho con mal pie. Los 27 Gobiernos de la UE, con España a la cabeza, rechazaron el lunes a nivel técnico la propuesta de la Comisión Europea de prohibir el comercio internacional de la especie, cuya población se ha reducido hasta en un 74% en los últimos 50 años, según la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT, por sus siglas en inglés). Los informes científicos de ICCAT indican que un 60% de esa caída se ha producido en los últimos diez años.

El atún rojo es casi sinónimo de comida japonesa. Tokio importa la mayoría de los ejemplares recién pescados en todo el mundo hasta tres cuartas partes, según algunas fuentes incluyendo los que proceden del océano Atlántico y el Mar Mediterráneo, donde el sector pesquero español tiene fuertes intereses.

España y otros cinco países mediterráneos se opusieron el lunes a la propuesta de Bruselas, que pretendía promover la protección global de la especie a nivel internacional, primero en ICCAT, el organismo internacional que decide cuotas de pesca, y después en el foro que identifica las especies en peligro de extinción, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES).

El Ministerio de Medio Rural y Marino asegura que España abogó en la reunión del lunes por 'la conveniencia de esperar a los resultados de la última evaluación científica' de la ICCAT, que verá la luz en las próximas semanas. Sin embargo, la propia organización, que fija para este año en 22.000 toneladas de ejemplares la cuota total estima que, en 2007, la pesca de este animal triplicó esas cifras.

'Algunos estudios científicos alertan del colapso de la especie en 2012', asegura Mark Breddy, portavoz comunitario de Greenpeace, por lo que posturas como la española son 'ridículas'. WWF también critica 'la desinformación que practica el Gobierno español', en palabras de Sergi Tudela, responsable del programa de pesca en el Mediterráneo de la organización. Para ambos, el Gobierno trata de ganar tiempo, 'pero la situación no va a cambiar, como ha demostrado ICCAT y auditorías independientes'.

Los ecologistas denuncian, por una parte, las presiones de Japón, que según ellos ha recorrido las cancillerías europeas para convencer a los Gobiernos de la UE de que el atún rojo resiste. Por otra, apuntan a 'los productores, que se enrocan con el Gobierno para salvar una industria' que, según Tudela, 'desaparecerá precisamente si no se actúa ya' recuperando la especie.

'Pedir más informes científicas es absurdo', asegura Raül Romeva, eurodiputado de ICV-Verds y ponente de un informe parlamentario sobre el atún y otro sobre el control de la pesca ilegal. 'Estamos en tiempo de descuento porque las evidencias científicas hace años que indican que la especie camina hacia la desaparición', asegura. Con las nuevas competencias del Tratado de Lisboa, Romeva espera poder bloquear desde la Eurocámara 'el perverso argumento' de los países mediterráneos en favor del 'lobby del sector'.

Frente a las preocupaciones por el mantenimiento de la industria, los ecologistas recuerdan que, en 2007, cuando los expertos recomendaban una cuota de 15.000 toneladas de ejemplares, los Gobiernos fijaron el tope en 30.000, pero la cifra final se elevó hasta los 60.000 por la pesca ilegal, según las estimaciones realizadas por ICCAT.

Japón, principal importador
Hasta un 80% del atún rojo que se pesca en el mundo es importado por Japón, donde es muy apreciado en platos como el sushi y sashimi.

Difícil recuperación
El atún rojo llega habitualmente a la edad adulta con tres años, lo que hace difícil la recuperación de la especie a corto plazo. Un informe de WWF asegura que se colapsará en 2012 sin medidas drásticas.

Sobrepesca
En 2007, cuando la cuota mundial era de 30.000 toneladas, la pesca ilegal elevó hasta 60.000 esa cifra.