Público
Público

El cambio climático, culpable de las olas de calor

James Hansen, que dirige el Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, asegura que fueron demasiado optimistas sobre este problema

EFE

La actividad humana está en el origen de los veranos cada vez más cálidos conocidos en los últimos años y la situación ya es peor de lo que se esperaba hace apenas dos décadas, afirmó un reputado científico de la NASA este sábado. James Hansen, que dirige el Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la agencia espacial estadounidense, escribió en una columna en The Washington Post que en 1988, cuando advirtió ante el Senado de su país sobre la posibilidad de un recalentamiento había sido demasiado cauto.

"Tengo que hacer una confesión: yo era demasiado optimista", señaló. "Mis proyecciones sobre el aumento de temperatura global han demostrado ser verdaderas. Pero fallé en prever la rapidez" con que crecerían las temperaturas más elevadas, remarcó. Hansen y sus colegas analizaron en las actas de la Academia Nacional de Ciencias, la evolución de las temperaturas en el mundo en las últimas seis décadas, relevando un "impresionante aumento de la frecuencia de veranos muy calurosos", escribió.

El científico se dijo "profundamente preocupado" por lo que esos datos suponen "no sólo para el futuro sino para el presente". Sus análisis, precisó, se basan no en modelos o predicciones "sino en observaciones de fenómenos meteorológicos y de temperaturas" que se han efectivamente registrado. El estudio muestra que la temperatura global ha aumentado debido al calentamiento climático aproximadamente en 1,5 grados Fahrenheit (0,8 grados centígrados) en el siglo pasado, y que los eventos extremos son cada vez más frecuentes.

Hansen indicó, por ejemplo, que las olas de calor acontecidas en 2003 en Europa, en Rusia en 2010 y en los estados estadounidenses de Texas y Oklahoma (centro-sur) el año pasado, bien pueden ser atribuidas al cambio climático.