Público
Público

Arqueología La caza prehistórica también era cosa de mujeres

El hallazgo de un entierro femenino acompañado de armas de caza mayor anula la hipótesis histórica del hombre-cazador.

Ilustración de una cazadora que representa a los cazadores que pudieron haber aparecido en los Andes hace 9.000 años.
Ilustración de una cazadora que representa a los cazadores que pudieron haber aparecido en los Andes hace 9.000 años. Matthew Verdolivo / UC Davis

Los estereotipos históricos sobre la vinculación de los hombres a la caza y las mujeres al cuidado del hogar y los niños parecen tambalearse a través de la ciencia. Recientemente, la revista Science Advances, ha publicado un estudio que apunta a que los primeros cazadores de las Américas podrían ser mujeres. Esto pondría en duda el patrón de comportamiento de género que se ha asumido respecto al reparto de las prácticas laborales.

Un grupo de estudiosos ha investigado un entierro humano de una cazadora hace 9.000 años que pone en entredicho los roles asumidos en la prehistoria. "Un descubrimiento arqueológico y un análisis de las prácticas funerarias tempranas anula la hipótesis del "hombre-cazador", afirma Randy Haas, investigador en la Universidad de California en Davis y uno los principales autores del estudio, en un comunicado. "Creemos que estos hallazgos son particularmente oportunos a la luz de las conversaciones contemporáneas en torno a las prácticas laborales de género y la desigualdad", ha añadido el científico.

Los restos arqueológicos fueron encontrados en las excavaciones de Wilamaya Patjxa, un sitio montañoso y de gran altitud situado en lo que ahora es Perú. Los investigadores encontraron un entierro temprano que contenía un juego de herramientas de caza con puntas de proyectil y herramientas de procesamiento de animales. La relación del oficio se asume, según los investigadores, porque los objetos que acompañan a las personas en la muerte tienden a ser los que los acompañaron en la vida.

Estudio muestra herramientas recuperadas del piso del foso de entierro, incluidas puntas de proyectil. Randy Hass / UC Davis

Los restos de una mujer joven

El género de la persona enterrada era una mujer, según los hallazgos del esteólogo del equipo de James Watson, de la Universidad de Arizona. Dicha Teoría fue confirmada más tarde por el análisis de las proteínas dentales realizado por la investigadora postdoctoral de UC Davis Tammy Buonasera y Glendon Parker. Asimismo, se confirma que los restos pertenecían a una mujer joven, de entre 17 a 19 años.

Entre el 30 y el 50 porciento de los cazadores en estas poblaciones eran mujeres.

Este descubrimiento llevó a los investigadores a preguntarse hasta qué punto esto podría ser considerado un patrón o un caso aislado. El equipo encargado decidió estudiar los entierros encontrados en América del Norte y América del Sur. Para ello revisaron 429 individuos del Pleistoceno tardío y el Holoceno temprano enterrados en 107 yacimientos, de los cuales se encontraron 27 individuos asociados a la caza mayor. Entre ellos se determinó que 15 eran hombres y 11 mujeres. La muestra extraída fue suficiente para realizar un análisis estadístico que afirma que entre el 30 y el 50 porciento de los cazadores en estas poblaciones eran mujeres.

"Las prácticas laborales entre las sociedades de cazadores-recolectores recientes están muy marcadas por el género, lo que podría llevar a algunos a creer que las desigualdades sexistas en cosas como el salario o el rango son de alguna manera "naturales'" Pero ahora está claro que la división sexual del trabajo fue fundamentalmente diferente, probablemente más equitativa, en el pasado profundo de cazadores-recolectores de nuestra especie", ha afirmado Hass.

Sin duda, la investigación responde a la vieja cuestión sobre la división sexual en las sociedades humanas. Sin embargo, tras los hallazgos, el equipo ha abierto otra nueva cuestión a estudiar: cómo la división sexual del trabajo y sus consecuencias en diferentes momentos y lugares cambiaron entre las poblaciones de cazadores-recolectores de las Américas.