Público
Público

Dos equipos científicos detectan toneladas de agua en un asteroide

El agua, en forma de hielo, ha aparecido en la superficie del asteroide 24 Themis

NUÑO DOMÍNGUEZ

Dos equipos de investigadores, entre ellos un español, acaban de descubrir una enorme reserva de agua en un asteroide que está dos veces más lejos que Marte. El agua, en forma de hielo, ha aparecido en la superficie del asteroide 24 Themis, un gigante rocoso del tamaño de Sicilia en el que nadie esperaba encontrarla. Tras los hallazgos de agua en la Luna, Marte y muchos cometas y lunas más lejanas, el estudio extiende la presencia del elemento a estos cuerpos sin atmósfera y refuerza la teoría de que esta llegó a la Tierra desde un origen extraterrestre.

"Es un resultado completamente inesperado", explica a Público Javier Licandro, investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias y autor de uno de los dos trabajos publicados hoy en Nature que demuestran la existencia de toneladas de agua en 24 Themis. "Hasta ahora se pensaba que en esta zona no se podía formar mucho hielo porque las condiciones no lo permiten", detalla Licandro.

Los expertos aún no saben cuánta agua hay, pero estiman que al menos un 0,3% de 24 Themis es agua, lo que significa que hay mil kilómetros cúbicos de este elemento, según Licandro. Eso equivale a un billón de toneladas de hielo.

Los investigadores no han visto el agua en sí, sino los rayos infrarrojos que despide. Los han captado durante años de observación desde uno de los telescopios que la NASA tiene en Hawai. Junto al agua, el telescopio también ha revelado compuestos orgánicos. El asteroide 24 Themis es el resto más grande de Themis, un gigante que se desmembró hace 1.000 millones de años y cuyos escombros aún giran en una región del Sistema solar entre Marte y Júpiter conocida como el cinturón de asteroides.

Los expertos creen que el hielo ha llegado a la superficie desde el corazón del asteroide. Eso supone que ese agua congelada tiene la edad del Sistema Solar, unos 4.500 millones de años. "Es como un fósil", explica Henry Hsieh, astrofísico de la Queen's University de Belfast (Reino Unido), que firma un comentario en Nature sobre el descubrimiento.

La presencia de agua tan antigua apoya la teoría de que este elemento llegó a la Tierra a bordo de asteroides que se estrellaron contra ella hace unos 4.000 millones de años. "Sabíamos que los asteroides trajeron una cantidad de agua significativa a la Tierra y este descubrimiento refuerza la idea de que nuestro agua es de origen extraterrestre", explica Licandro.

"El trabajo demuestra que hay mucha más agua y compuestos orgánicos en el espacio de lo que pensábamos hace sólo 10 años", señala Hsieh. "Cuanto más presentes estén estos ingredientes básicos para la vida, más posibilidades hay de que haya vida en otras regiones del Sistema Solar", concluye.

1. Origen
Los investigadores creen que el hielo en la superficie de 24 Themis ha llegado desde una reserva aún mayor enterrada en capas más profundas de este cuerpo celeste.

2. Sublimación
El calor acumulado del Sol pudo colarse hasta las capas más profundas y convertir el hielo en vapor de agua. El gas se filtró hasta la superficie.

3. Solidificación
Gran parte del vapor se disipa, pero una pequeña fracción queda congelado, ya que la temperatura media en el cinturón de asteroides es de -126 grados. Los expertos creen que el agua en la superficie compone un 0,3% de la masa total del asteroide. Con la del interior podría, llegar al 2%. En sus orígenes, hace 4.500 millones de años, pudo ser de hasta el 10%.