Público
Público

Estrellas de la Red, por méritos propios

El vídeo ha triunfado en Internet y los usuarios realizan series independientes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'¡Muerte a los reality shows, larga vida a las webcam y YouTube!', dicen en un blog que habla sobre la proliferación de la series en Internet. La Red ha cambiado la forma de ver la televisión para millones de usuarios, que ahora pueden decidir qué quieren ver y cuándo.

A la vez, el fenómeno de la web 2.0, aquella por la que los internautas colaboran activamente en la creación de contenidos, está provocando que el espectador se convierta también en creador, una mutación que atrae cada vez a más usuarios. La posibilidad de decisión inmediata, sumada al auge de las páginas personales, ya sea en formato texto o vídeo, ha provocado el incremento de series personales, pequeñas piezas en las que los usuarios cuentan una historia, real o ficticia.

La serie Qué vida más triste ya va por su segunda temporada y está preparando la tercera. El argumento, sencillo y efectivo, narra las relaciones personales del protagonista 'cada domingo y de resaca' en apenas tres minutos.

Grabado con una cámara que le tocó a su guionista y creador, Rubén Ontiveros, en un concurso, se basa en estereotipos de la vida cotidiana. Con un elenco de actores compuesto por cinco amigos 'que se dejan extorsionar', como Ontiveros dice, han logrado el éxito entre los internautas. 'La idea nació en una tarde. No tenemos infraestructura. Quizás la serie no tendría la misma frescura de tener muchos medios', detalla.

Según su opinión, las historias 'gamberras' tienen más probabilidades de triunfar en la Red, aunque también es consciente de que no existe un modelo de éxito. La segunda temporada de Qué vida más triste terminó el pasado mayo y, según su creador, la tercera comenzará a emitirse en enero. Cuando se le pregunta si han recibido propuestas de la televisión convencional, Ontiveros reconoce que tienen algunas. 'Pero no nos gustaría alejarnos de la libertad que proporciona Internet'.

La plataforma de YouTube

Con el éxito de YouTube, millones de internautas se animan a diario a subir sus vídeos personales. En buena parte de los casos, utilizan este sistema como plataforma para después colgar el vídeo en su propio blog, aunque no todos pueden presumir de una regularidad que les otorgue la etiqueta de series.

Uno de los mayores fenómenos se produjo el año pasado con Lonelygirl 15, que basaba parte de su éxito en la espontaneidad. Una joven, en teoría llamada Bree, narraba a la cámara sus desventuras amorosas. Sus vídeos, que en ese momento se consideraban reales, causaron furor en todo el mundo, alcanzando los 15 millones de descargas. Sus fans llegaron a traducir los capítulos, aunque no tardó en explotar la burbuja.

El público empezó a sospechar de que Bree no era una joven que hablaba de forma espontánea. La joven indefensa era en realidad una actriz y sus problemas salían de la cabeza de un guionista.

Hay tantas historias que contar por capítulos como usuarios tiene la web. Ésa es la filosofía de páginas como YourTrumanShow , un espacio dedicado en exclusiva a los vídeos personales. Se trata de una comunidad on-line en la que los usuarios suben sus vídeos mientras otros entran a sus páginas y comentan lo que ven y lo que les gustaría ver.

 

Las comunidades se apuntan a la moda

Las comunidades virtuales son conscientes de la importancia que están alcanzando las series en la Red. Además de albergar los vídeos de los usuarios, también fomentan este formato con el lanzamiento de series propias producidas en exclusiva.

MySpaceTv ha lanzado Roomates , una producción que narra las aventuras de ocho licenciados. Realizada junto a Iron Sink , la empresa creadora de The spot, la primera serie que se lanzó en Internet, los primeros 45 capítulos ya están disponibles.

Para las comunidades virtuales, estas apuestas suponen una forma de fidelizar a su público, que en teoría volverá con periodicidad para ver los nuevos contenidos. Los responsables de la comunidad afirman que los comentarios de los usuarios contribuyen a la forma en la que evoluciona el argumento de la serie.