Estás leyendo: Guerra iPad

Público
Público

Guerra iPad

Desde el mismo momento en que Steve Jobs pronunció por primera vez la palabra iPad, comenzaron las críticas y las alabanzas

CHRISTIAN GONZÁLEZ / PABLO OLIVEIRA

Pad, del inglés ‘almohadilla'
1. Gruesa plancha de material suave y absorbente, usado en la higiene femenina
2.  Hombreras, rodilleras, serie de hojas de papel atadas a lo largo de un borde, bloc
3. Parte carnosa y amortiguada del envés de la pata de algunos animales
4. Estructura desde la que se lanzan cohetes o despegan helicópteros
5. En jerga, lugar en el que duerme una persona (colchón)
6. Parte de un discurso alargado con palabras innecesarias

 

Tras la presentación de ayer del iPad de Apple en un evento exclusivo en California, ya son muchos los internautas, blogueros, expertos y analistas que se han lanzado a la Red a señalar los pros y los contras que le descubren al nuevo dispositivo.

Sin ninguna función que realmente lo convierta en un dispositivo único, pero con todas las capacidades para ser un aparato exclusivo, iPad es hoy la palabra más buscada en Internet y parece que, pese a las primeras críticas, Apple tiene asegurada la venta de su primera remesa que aún tardará en llegar a las tiendas cerca de dos meses.

"Me parece increíble que no sea ‘multitasking'", señala Pedro en los comentarios a la noticia en Público.es, en referencia a que la máquina de Apple solo podrá ejecutar una aplicación a la vez, impidiendo el uso de mensajería instantánea a la vez que se realiza un dibujo, por ejemplo. "Realmente no es un ordenador portátil potente, tampoco es un libro electrónico cómodo, no tiene funciones de teléfono móvil... Vamos, que vale para todo y a la vez para nada", asegura Spink, un lector de la web de información tecnológica ZDNet.

"No tiene cámara digital, ni ranura de tarjetas de memoria, ni puerto para conectar un USB. Es muy limitado", señalan en diferentes comentarios por la Red. iPad tiene un disco duro flash de 16, 32 ó 64 GB, pero no admite que el usuario pueda aumentar su capacidad de almacenamiento de ningún modo. "Además, su batería no es extraíble, lo que impide que pueda ser sustituida por el propio usuario", señala Xtian en un comentario. Este detalle es algo que no gustó tampoco en el iPhone y que ha contribuido en parte a la escasa venta del Macbook Air.

Otros auguran su fracaso. "No es un dispositivo que puedas llevar siempre encima, ni que te apetezca apoyar en la barra de un bar". Y otros aseguran que quedará relegado a mercados nicho. "Lo querrán en los hospitales, en los museos o en algunos laboratorios, pero no es un producto para las masas".

En cuanto a sus funciones, son muchos los comentarios que aseguran que en una pantalla LED no se puede leer como en las pantallas de los libros electrónicos actuales. "Además, trabajar con un teclado en pantalla es imposible", señala chimpoko.

Parece que la pantalla del iTab es lo que más ha gustado a los que ya han probado el dispositivo. "Yo ya no quiero navegar en otra cosa que no sea como esto", "los dedos se deslizan igual que en el iPhone, pero con una pantalla mucho más grande", "pulsas sobre la pantalla y funciona, así de simple".

En los foros de la web Macuarium, las opiniones también están muy polarizadas. El usuario Videoharto comenta que no cree que se lo compre, pero no le parece que esté tan mal: "Yo lo veo como un iPod Touch, una PSP, un e-book y una pantalla de 10 pulgadas. ¿Os parece caro?", se pregunta. Samulainez, asegura que sí se lo va a comprar: "Para navegar desde el sofá, ver las noticias, leer los periódicos y poco más, yo no necesito más de lo que le han puesto, ni cámara, ni 3G, ni GPS".

Una de las pegas más repetidas es que muchas de sus funciones ya están cubiertas por otros dispositivos. Macnemo opina que el iPad "va a ser uno de esos productos que hoy día nos parecen absurdos pero en un futuro serán tan imprescindible como el microondas". Un comentarista del blog Faq-mac dice que, principalmente, lo usaría para ver películas: "Como no quiero tele en mi habitación, a veces por la noche, mi mujer y yo nos vemos viendo una película en la cama en el iPhone. Este aparato sería más cómodo, y más barato que una tele".

En los foros no especializados en dispositivos Mac se critican principalmente los precios y el halo de exclusividad de los productos Apple: "¡Qué bien que a nadie le guste! ¡No habrá problemas de stock ni espera para comprarlo!", responde Antoni en Público.es.

En su página de Facebook, un diseñador profetiza: "Con el iPad va a pasar como con el iPhone. Todos diran: «yo no lo quiero, yo no lo necesito, no me gusta», pero en la próxima reunión en la empresa, cuatro de cada cinco diseñadores, todos los directores de marketing y tres de cada cinco técnicos llevarán un iPad.