Público
Público

Hallan un candidato a fármaco que frena la propagación de tumores y la metástasis

El primer anticuerpo dirigido a células madre cancerosas de tumores sólidos podría sentar las bases para "la medicina del futuro".

'Hay un dato importante a tener en cuenta que dice que el cáncer no es inevitable'
El anticuerpo MCLA-158 bloquea el inicio de la metástasis y el crecimiento del cáncer en diferentes modelos de tumores. 

Un consorcio internacional liderado por el científico del Instituto de Investigación Biomédica (IRB) de Barcelona Eduard Batlle ha descubierto el anticuerpo MCLA-158, el primer candidato a fármaco dirigido a células madre cancerosas de tumores sólidos que, según los datos preclínicos, previene la propagación del cáncer y la metástasis.

En la investigación, publicada este lunes en la revista Nature Cancer, se muestra el descubrimiento del anticuerpo MCLA-158, bautizado comercialmente como Petosemtamab. El MCLA-158 bloquea el inicio de la metástasis y el crecimiento del cáncer en diferentes modelos de tumores, entre ellos los de cabeza y cuello, esófago y estómago.

Los anticuerpos son proteínas que el cuerpo produce de manera natural para reconocer agentes infecciosos o células alteradas y que puedan ser eliminadas por los linfocitos del sistema inmune (glóbulos blancos de la sangre).

Tres de los siete pacientes del ensayo consiguieron una remisión parcial del tumor

En el ensayo, tres de siete pacientes con carcinomas de células escamosas de cabeza y cuello (HNSCC) lograron remisiones parciales, y uno de ellos logró una remisión completa, mientras que en los siete pacientes hubo una reducción del tumor.

"Empezamos a investigar las células madre del cáncer hace 15 años. El camino para llegar hasta aquí ha sido apasionante, pero también muy complejo, ha requerido gran inversión de recursos y el esfuerzo de muchísimos investigadores. La medicina del futuro empieza aquí", ha dicho Batlle.

Un nuevo método para descubrir fármacos

La investigación, además, sienta las bases para incorporar el uso de organoides en el proceso de descubrimiento de fármacos. Los organoides son muestras derivadas de pacientes que se pueden cultivar y que reproducen el comportamiento del tumor en el laboratorio.

Por primera vez se ha utilizado un biobanco de organoides de pacientes con cáncer para discriminar entre cientos de nuevos anticuerpos cuál de ellos era más efectivo y adecuado para la mayoría de los pacientes.

Según los investigadores, incorporar organoides en las fases iniciales de la generación de fármacos (en este caso, anticuerpos terapéuticos) permite identificar aquellos que son efectivos para la mayoría de pacientes o incluso para tumores portadores de una mutación en particular. Estos también sirven para identificar efectos secundarios de los fármacos sobre órganos en las fases más tempranas de los estudios.