Público
Público

Internet se queda sin direcciones

La OCDE alerta de que hay que acelerar el despliegue del nuevo protocolo IPv6

ANDRÉS PÉREZ

La OCDE lanzó ayer una preocupante alerta: Internet está al borde de la asfixia. Según un informe de la división de Ciencia y Tecnología de este organismo, las direcciones IP (una cadena de números que identifica a cada máquina conectada a la red) del modelo clásico utilizado hasta ahora, llamado IPv4, están agotándose. Además, el despliegue de redes y centros de datos capaces de utilizar el formato que tiene que sustituirlos, llamado IPv6, y que permitirá atribuir billones de IP nuevas, va con retraso. Por esa razón, pronto podría resultar imposible conectar nuevos ordenadores, redes locales y dispositivos móviles a la red. La OCDE juzga urgente que la industria acelere el despliegue de IPv6.

Según los datos adelantados por los técnicos de la OCDE, en marzo pasado quedaba disponible sólo un 8% de las direcciones IP codificadas en el protocolo de siempre. Con este protocolo, llamado espacio de 32 bits, había casi 4.300 millones de direcciones globales únicas que, teóricamente, están disponibles para la conexión de máquinas y redes locales. Ahora ya sólo quedan libres unos 344 millones.

Dado el crecimiento exponencial de las conexiones a la red, tanto por la llegada masiva de nuevos usuarios de países en desarrollo y emergentes, como por la aparición de nuevos dispositivos móviles e incluso electrodomésticos gestionados vía Internet, esos 344 millones de IP aún disponibles son claramente insuficientes. Según datos de IANA, la entidad que asigna las direcciones a escala global, las IP se agotarán en noviembre de 2012.

Al problema, ya detectado a finales de los noventa, se le encontró una solución: IPv6, el espacio de 128 bits. Su capacidad de direccionamiento es virtualmente ilimitada, de hasta 2 elevado a 128 dispositivos (unos 340 sixtillones). Por eso se le juzgó clave para la era de la conectividad móvil y la domótica.

Pero desplegar la programación necesaria al IPv6 en nodos, centros de datos y redes de tráfico es una tarea industrial en la que todos los países llevan retraso. Y, aunque en 2009 más del 50% de las nuevas grandes redes creadas eran capaces de compaginar el IPv6 con el IPv4, de momento eso no basta. Por ahora, sólo el 5% de las grandes redes por las que transitan correos electrónicos, consultas web, órdenes al lavavajillas y aplicaciones de iPhone son capaces de hacerlo direccionando los paquetes a través de IPv6.

Despliegue lento

Descartando, por complejas, las soluciones transitorias que se han ido imaginando, los técnicos de la OCDE optan por dar la alarma: 'IPv6 no está siendo desplegado actualmente con la suficiente rapidez como para atajar la fecha estimada del agotamiento de las IPv4. Es necesaria mucha más movilización para que la infraestructura de Internet esté lista en el momento en que las direcciones IPv4 venzan', reza el texto.

El estudio entra a analizar por países cuántos acuerdos de peering (transporte e interconexión de datos por grandes redes) o suministradores de acceso a Internet ya han pasado al IPv6. España figura en el pelotón de cola, con sólo uno. Alemania (con 47), Holanda (con 39) y Estados Unidos (con 25) encabezan la clasificación de esa puesta al día.

Reserva de cupo de EEUU
Como país encargado de asignar los nombres de dominio, EEUU se reservó muchos rangos de direcciones IP. A no ser que estas asignaciones se liberen, esto acelerará aún más el agotamiento de las IP, que podrían acabarse en noviembre de 2011.

Países emergentes
El rápido crecimiento del número de usuarios en China y otras economías emergentes es otro factor del colapso.

Cada vez más dispositivos
La proliferación de las conexiones a Internet desde teléfonos móviles y otros dispositivos era un fenómeno imprevisto cuando se creó el sistema de direcciones.