Estás leyendo: Manuel Fraga, según Google

Público
Público

Manuel Fraga, según Google

Basta teclear el nombre del expresidente gallego en el traductor del buscador y seleccionar la traducción del gallego al inglés, francés, o alemán para que aparezca el nombre de Abraham Lincoln

PUBLICO.ES / EFE

¿En qué se parecen Manuel Fraga y Abraham Lincoln? En nada: no vivieron en la misma época ni en el mismo país; físicamente uno lucía barriguita y el otro era un espárrago; políticamente estaban en las antípodas... Pero para Google Manuel Fraga es Abraham Lincoln: basta teclear en el traductor de Google el nombre del fundador  del PP (con letras minúsculas), Manuel Fraga, y seleccionar la traslación del gallego al inglés, francés o alemán para sorprenderse con la respuesta sugerida: aparece el nombre del que fuera presidente. 

El buscador achaca el fenómeno a los algoritmos automáticos con los que funciona ese servicio. Más allá de la anécdota, fuentes de Google en España aclararon a EFE que "el servicio de traducción de Google es un traductor automático, es decir, que funciona sin la intervención de personas dedicadas a la traducción y, en su lugar emplea el estado de la tecnología más avanzada".

Cuando Google genera una traducción, lo hace tras buscar a través de cientos de millones de documentos en la red patrones que ayuden a decidir cuál es la mejor expresión lingüística en cada caso.

No es la primera vez que los algoritmos de Google producen noticias curiosas

"Como las traducciones son generadas por máquinas, no siempre resultan perfectas y se pueden producir errores y malas traducciones", han apuntado al tiempo que indican que si un usuario detecta un fallo, lo puede comunicar para que el equipo de Google lo resuelva en un plazo que suele ser de días.

No es la primera vez que los algoritmos de Google producen noticias curiosas: hace unos años, Google Maps ofrecía como mejor ruta para viajar de Japón a Taiwán un trayecto de más de 100 kilómetros a nado .

Este tipo de errores se subsanan tan rápidamente que curiosidades como la traducción de "ääääääää" del alemán al español por "Pokemon" o de "vamos Rafa" del francés al inglés por "Roger Federer" acaban prolifeando en la red casi como si de leyendas urbanas se trataran.