Público
Público

Muere el padre del Super Glue

Harry Coover Wesley Jr murió el sábado a los 94 años, orgulloso de haber inventado 'el pegamento que lo pega todo' por casualidad

PABLO OLIVEIRA Y SILVA

El nombre de Harry Coover Wesley Jr, que murió el sábado a la edad de 94 años, no dice mucho a la mayoría, pero uno de sus inventos se conoce en los cinco continentes. El pegamento Super Glue, que pega casi de todo al instante, surgió de forma casual.

Coover y Fred Joyner, que trabajaban en los laboratorios Kodak, tropezaron con el adhesivo (cianoacrilato) mientras trabajaban en el desarrollo de plásticos transparentes que pudieran utilizarse en las miras telescópicas para rifles en la II Guerra Mundial.

Así, descubrieron que el cianoacrilato no servía para sus propósitos porque se pegaba a casi todo. Más tarde continuó experimentando con el compuesto en los laboratorios de Eastman Kodak en 1951 y siete años más tarde comenzaba a venderse el pegamento Eastman 910, que más tarde se conocería mundialmente como Super Glue.

Sin embargo, Kodak no consiguió grandes ingresos con el invento de Coover, y lo vendió en 1980 a la compañía National Starch, que fue adquirida en 2008 por Henkel, que comercializa el pegamento en su familia Loctite. Pero tampoco Coover se hizo rico con su invención, ya que sólo se convirtió en un éxito comercial después de que expirara la patente.

Coover registró a lo largo de su vida medio millar de patentes, aunque siempre estuvo muy orgulloso de Super Glue, sobre todo, porque se utilizó durante la guerra de Vietnam para cerrar heridas de soldados heridos en combate.