Público
Público

Los neandertales podrían donar sangre

Científicos españoles identifican, por primera vez, el grupo sanguíneo de un 'Homo neanderthalensis'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si usted tiene el grupo sanguíneo 0 podría recibir una transfusión de sangre de un neandertal, pero no del pescadero del barrio, si posee el grupo A, o del panadero de la esquina, si presenta el B, según el biólogo del CSIC Carles Lalueza. El investigador ha coordinado un equipo de científicos que ha identificado por primera vez el grupo sanguíneo de un neandertal. El equipo ha analizado los restos de dos individuos que vivieron en el yacimiento asturiano de El Sidrón hace más de 43.000 años y ha descubierto que ambos presentan en el ADN nuclear la misma mutación que determina el grupo sanguíneo 0 en los humanos actuales.

A la espera de la difusión de los resultados del proyecto Genoma Neandertal, que divulgará los 24.000 genes del Homo neanderthalensis previsiblemente en 2009, ésta es la tercera recuperación específica de un gen del núcleo de una célula neandertal, después del FOXP2, que demostró que los neandertales podían hablar, y el MC1R, responsable de que algunos individuos fueran pelirrojos.

La mutación en el nuevo gen analizado podría ser, en realidad, un escudo frente a alguna amenaza externa. El grupo sanguíneo indica, sencillamente, la presencia de un antígeno -una especie de enganche- en la superficie de los glóbulos rojos. El pescadero del ejemplo anterior tendría antígenos tipo A y el panadero, B. Las personas con grupo 0, en cambio, no expresan ninguno de los dos antígenos en la membrana de sus glóbulos rojos.

Esta ausencia de alcayatas celulares implica una mayor resistencia frente a algunas enfermedades, como la malaria severa, cuyo agente utiliza estos antígenos para anclarse en la célula a infectar. 'La aparición del grupo 0 pudo deberse a una presión selectiva, a cargo de un patógeno, que seleccionó a los individuos con este grupo sanguíneo', conjetura Lalueza, del Centro de Investigación y Desarrollo Pascual Vila, en Barcelona.

Estos patógenos no tendrían por qué ser los mismos que hoy afectan al ser humano. De hecho, la malaria es una enfermedad surgida a partir del Neolítico, cuando los mosquitos vectores de la enfermedad encontraron acomodo en las zonas deforestadas para los cultivos agrícolas. Y la revolución neolítica comenzó hace 9.000 años, 15.000 años después de que el último neandertal se extinguiera en Gibraltar.

Para los autores, este sería el primer gen recuperado en neandertales que puede asociarse a la resistencia frente a algunas enfermedades.

A juicio del paleobiólogo Antonio Rosas, coautor del trabajo, 'estudiar la evolución de los grupos sanguíneos en especies fósiles es de gran ayuda para comprender cuáles han sido las fuerzas selectivas que han modelado la evolución de los homínidos'.

Los autores del estudio, publicado hoy en la revista BMC Evolutionary Biology, no saben con certeza cuándo se produjo la mutación que define el grupo 0, pero creen que debió ocurrir en algún episodio de la evolución entre la separación de humanos y chimpancés, hace entre seis y siete millones de años, y la era dominada por su ancestro común. Para Lalueza, ese tatarabuelo compartido por Homo sapiens y neandertales es el Homo heidelbergensis, surgido hace 500.000 años.

La fiabilidad de este tipo de estudios se puso en tela de juicio tras un patinazo del director del proyecto Genoma Neandertal, Svante Pääbo. Este biólogo sueco, director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig (Alemania), publicó en 2006 un trabajo en Nature que sugería las posibles relaciones sexuales entre neandertales y sapiens durante sus 12.000 años de coexistencia en el continente europeo. Sin embargo, las muestras de neandertal en las que basaba su hipótesis estaban contaminadas por el ADN de los propios científicos.

En esta ocasión, en el citado yacimiento asturiano, los científicos, ataviados con trajes estériles, han puesto en marcha un pionero protocolo para la extracción limpia de huesos fósiles. Para Lalueza, la contaminación de las muestras tomadas allí es muy improbable, 'aunque nunca es descartable'.