Público
Público

La OEA insta a Brasil a parar el proyecto de Belo Monte

La obra interrumpirá en 100 kilómetros el curso del río Xingú, uno de los principales afluentes del Amazonas

NAZARET CASTRO

La Organización de Estados Americanos (OEA) ha instado al Gobierno brasileño a interrumpir el proceso de licencia y construcción de la central hidroeléctrica de Belo Monte, en la Amazonia. El proyecto, paralizado varias veces por los tribunales, ha sido muy contestado por los pueblos indígenas y las organizaciones ecologistas.

Según un estudio de la Universidad de São Paulo, la obra interrumpirá en 100 kilómetros el curso del río Xingú, uno de los principales afluentes del Amazonas.

La decisión de la OEA viene motivada por la amenaza para las comunidades indígenas: las ONG calculan que habrá unos 50.000 desplazados. El río dejaría de ser navegable, lo que comprometería la pesca. La OEA solicita al Gobierno que las comunidades afectadas tengan acceso al proyecto "en un formato accesible" y en las lenguas indígenas.

La OEA da a Brasil 15 días para que informe sobre si ha cumplido con todas sus exigencias. El Ejecutivo no parece muy dispuesto: el ministro de Exteriores, Antonio Patriota, manifestó en un comunicado su sorpresa por una decisión "precipitada e injustificable".

Los dictámenes de la OEA no son jurídicamente vinculantes, pero son relevantes en el plano diplomático.