Público
Público

Pequeños concursos para realizar grandes proyectos

El escaso apoyo al desarrollo de videojuegos lleva a los aficionados a organizar iniciativas en la Red

BLANCA SALVATIERRA

España ocupa una posición privilegiada en consumo de videojuegos. Es el cuarto país europeo que más ocio digital interactivo consume, pero el que menos desarrolla, recibiendo sólo un 1% de las ventas totales. Ante este panorama, desarrolladores aficionados y profesionales unen sus fuerzas en la Red para buscar fórmulas alternativas que promocionen una creatividad que sí interesa, pero en la que se invierte poco.

Tú también puedes es una iniciativa modesta a modo de concurso, organizada por un grupo de incondicionales de los videojuegos, que pretende fomentar el desarrollo en España. Se acaba de presentar su segunda edición y, sin muchos medios, pero con una importante dosis de humor, cuenta con las categorías que los premios les permite. En la edición anterior, se hicieron nueve categorías con títulos de diversas plataformas y con temática variada, entre las que se incluyó un reconocimiento al "peor juego" de los presentados.

En España, operan unos 50 estudios de desarrollo. "La mayoría son muy pequeños", detalla uno de los organizadores de Tú también puedes, Ramón Nafría, y están centrados en un sector en alza que requiere de poca inversión: los juegos para móviles.

Concursos como éste no tratan de revolucionar el panorama del desarrollo de títulos en español, pero sí fomentar la creación de ideas alternativas. La única premisa de la organización es la temática sobre la que deben versar los juegos. En esta ocasión, todos ellos deben estar relacionados con la figura histórica de los almogávares.

Los ganadores del año pasado, Fermín Vicente y Miguel Murat, realizaron Acaban, un sencillo juego de plataformas del que ya tenían una versión beta y que modificaron para el concurso. Vicente, estudiante de Ingeniería Informática, cree que en España "Hay miedo a invertir en videojuegos".

De hecho, los últimos datos de Red.es indican que sólo un 7% de las personas que trabajan en este sector lo hacen programando nuevos títulos. Murat, que sí se dedica profesionalmente al desarrollo de videojuegos, mantiene que iniciativas como este concurso fomentan el desarrollo de videojuegos, al conseguir que la gente se ponga a trabajar sobre proyectos concretos; lo que, en su opinión, también ayuda en el momento de buscar trabajo. "No hay una cultura de enseñanza suficiente en los videojuegos, pese a que empieza a haber algún curso. Por ello es importante conseguir experiencia, y este tipo de proyectos ayudan", añade.

 

Ramón Nafría. Organizador de ‘Tú también puedes’

¿Cómo se le ocurrio la iniciativa ‘ Tú también puedes’?
Antes de lanzar la primera edición del concurso, yo trabajaba en una empresa de desarrollo de videojuegos, llamada Digital Legends. Entonces, decidí invertir una parte de mis ahorros en este proyecto porque siempre me han gustado los videojuegos y en España no existe demasiado apoyo. De ahí, salieron los 300 euros con los que estaba dotado el primer premio. Más tarde, se sumaron a la iniciativa empresas que también aportaron regalos para los premios de otras categorías. También hubo gente que me ayudó a organizarlo de forma altruista o que lo apoyó de distinta forma en la medida de sus posibilidades.

¿Por qué escogió la temática de los almogávares para esta edición y qué factores tienen en cuenta para elegir a los ganadores?
Nos pareció una idea original y que, a la vez, no se conoce lo suficiente. A la hora de elegir a los ganadores, hay diversidad de criterios, pero sobre todo se premia que el juego sea divertido, original y que innove de alguna forma.

¿Y dónde quedan los aspectos gráficos?
También los tenemos en cuenta, pero los desarrolladores no siempre disponen de muchos medios.

Usted trabaja en un estudio de desarrollo, ¿cómo ve este sector?
El número de empresas que se dedican a desarrollar juegos está creciendo, pero a un ritmo muy lento. En realidad, hay muchas pequeñas empresas, pero lo que falta es una idea de proyecto conjunto, de industria, de avanzar en la misma dirección. Con nuestra iniciativa, queremos ayudar en la medida de lo posible a las personas que quieren dedicarse a ello. La clave para avanzar en este sector es la profesionalización.