Público
Público

Los sapos de alta montaña mueren por una infección

Los que viven en cotas bajas son capaces de sobrevivir a la enfermedad

M. DEL A.

La quitridiomicosis es un trastorno infeccioso causado por el hongo Batrachochytrium dendrobatidis. De los sapos del género Alytes que la padecen, el 100% de los que viven en alta montaña (por encima de los 2.000 metros) muere, según un estudio de la revista Ecology Letters. Los investigadores del Imperial College de Londres (Reino Unido) han descubierto que los individuos de este género de la Península Ibérica que padecen la infección sólo son capaces de sobrevivir a la enfermedad si viven en cotas más bajas de altitud.

Esta enfermedad afecta aproximadamente al 50% de las especies de anfibios del mundo. Según el estudio, a lo largo de la historia se han producido muchas extinciones de ranas y sapos debido a esta infección. "La quitridiomicosis es un problema serio para los anfibios que está causando extinciones en masa", afirma el autor principal, Matthew Fisher. "De momento no existe cura para la infección, así que necesitamos detener rápidamente su propagación y asegurar que los anfibios puedan disponer de fuentes limpias de agua", añade.

Los investigadores sugieren que los encargados de los espacios naturales deben asegurarse de que los turistas no extiendan la enfermedad durante sus recorridos. "Algunas medidas sencillas, como desinfectar las botas de los viajeros tras caminar por una zona afectada, pueden resultar muy efectivas a la hora de contener la infección", concluye Fisher.