Público
Público

Un socialista anti P2P, presidente de la nueva plataforma de autores

El ex eurodiputado Manuel Medina trabajó en Estrasburgo en pro de la ilegalización del intercambio de archivos y el filtrado de contenidos en la Red.

MIGUEL ÁNGEL CRIADO

La nueva plataforma de los autores tendrá a un enemigo del P2P como presidente. IBERCREA, que engloba a las principales entidades de gestión como la SGAE, AGEDI, AIE y CEDRO, será presidida por el ex europarlamentario del PSOE Manuel Medina. Este socialista canario, que ha representado a España en el Parlamento Europeo desde 1987, elaboró un informe el año pasado donde pedía la ilegalización del intercambio de archivos y el filtrado de contenidos en Internet.

Los colectivos en defensa de los derechos de autor quieren tener una sola voz en el debate actual sobre la propiedad intelectual y el impacto que sobre ella están teniendo las nuevas tecnologías. Están convencidos de que la única forma de preservar los recursos culturales es respetando la propiedad intelectual.

El flamante presidente de IBERCREA se ha destacado precisamente como un gran defensor del concepto actual de propiedad intelectual. En unas pasadas declaraciones a Público aseguró: "Los sistemas que hay no protegen a los autores, hay que establecer nuevos mecanismos para conseguirlo".

En una moción que presentó en enero de 2009, cuando aún era europarlamentario, pedía la ilegalización no sólo de las páginas que facilitan la descarga de material sujeto a derechos de autor sino también perseguir el intercambuio de archivos entre particulares. "Con el P2P es difícil proteger la propiedad intelectual", dijo entonces. Y puso a Francia, donde se va contra el usuario, como ejemplo a seguir.

"La propiedad intelectual, que ha tardado años en afianzarse, está a punto de venirse abajo por el impacto de la sociedad de la información", argumentó entonces. Medina, que después de seis legislaturas en el Europarlamento (logró un escaño en 1987, meses después de la entrada de España en las instituciones comunitarias), decidió retirarse de la política activa y no presentarse a las pasadas elecciones europeas de junio.

Entre las medidas que proponía entonces estaban el cierre de sitios como The Pirate Bay  y la exigencia de colaboración a los proveedores de acceso a Internet. En contrapartida, también pedía la creación de una oferta de pago atractiva.

Aunque el informe fue tumbado en comisión, sin llegar a ser debatido en el pleno, buena parte de sus medidas son las que están ahora en el centro del debate sobre las descargas.