Público
Público

Una supermosca española puede vivir un 40% más

El logro equivaldría a conseguir que un ser humano alcanzara los 150 años

MANUEL ANSEDE

Un grupo de investigadores españoles ha creado una supermosca transgénica capaz de vivir un 40% más de tiempo que la longevidad máxima de su especie. Trasladado al ser humano, sería como si una persona alcanzara los 150 años sin problemas de salud. Los científicos, dirigidos por el biólogo zamorano Alberto Sanz, de la Universidad de Tampere (Finlandia), han incrustado el gen de una levadura en el genoma de la mosca de la fruta y han conseguido ralentizar de manera espectacular su envejecimiento.

El truco empleado es sencillo. En los animales, la producción de energía en las mitocondrias las pilas de la célula genera unos residuos tóxicos, conocidos como radicales libres, que atacan las moléculas de ADN y acaban ocasionando el envejecimiento.

La 'supermosca transgénica' vivirá 150 años 

El bombardeo produce, a la postre, el cese de la producción de energía y la muerte de la célula. Según explica otro de los autores de la investigación, Reinald Pamplona, la introducción del gen de la levadura en la mosca hace que "la mitocondria funcione más y mejor durante más tiempo".

Y, además, los científicos no han hallado cambios en la calidad de vida ni en el comportamiento de los insectos. Las supermoscas "viven unos 90 días con una normalidad absoluta", añade Pamplona, catedrático de Fisiología en la Universidad de Lleida. La longevidad máxima de la especie estudiada, Drosophila melanogaster, es de unos 60 días.

El estudio, publicado hoy en PNAS, confirma, a juicio de Pamplona, que la teoría de los radicales libres es la que mejor explica el envejecimiento. En su opinión, el siguiente paso podría ser combinar esta actuación sobre las mitocondrias con otra sobre los telómeros, unas estructuras de ADN que impiden que los cromosomas se deshilachen con el tiempo. Esta hipotética mosca mutante sería otro salto hacia la consecución de un animal inmortal, una meta que algunos expertos creen posible, pero que Pamplona descarta.