Público
Público

Controlar el ordenador sin las manos

La Universidad de Lleida desarrolla HeadMouse, un ratón virtual que se activa con los movimientos de la cabeza

MIGUEL ÁNGEL CRIADO

Buena parte de los dos millones de personas que hay en España con discapacidad motriz no tienen acceso a las nuevas tecnologías porque no pueden usar el ratón del ordenador. Para ellos, la Universidad de Lleida ha desarrollado una aplicación llamada HeadMouse que, con una webcam, permite mover el cursor sobre la pantalla y hacer funcionar cualquier programa con el movimiento de la cabeza. El sistema es gratuito y se puede descargar de Internet.

El catedrático del departamento de Robótica de la universidad catalana, Jordi Palacín, y varios de sus alumnos han aprovechado sus investigaciones sobre la interacción entre robot y humanos para crear HeadMouse, que imita el funcionamiento de un ratón sobre la pantalla. Sólo se necesita instalarlo en el ordenador, una webcam -la han probado con más de 20 modelos- y una mínima configuración para hacerlo funcionar. Mediante el uso de algoritmos de visión artificial desarrollados inicialmente para el área de robótica móvil, el usuario con discapacidad motriz puede, sin formación previa, utilizar el ratón virtual. El primer paso es cerrar los ojos ante la webcam para que el programa detecte la presencia del usuario.

Después, el cursor se mueve por la pantalla según se mueva la cabeza. Si se gira a la derecha y abajo hasta fijar la mirada en la papelera, por ejemplo, el señalador se desplaza hasta estar encima del icono.

Jordi Palacín explica cómo se abre o vacía la papelera. "Existen tres maneras de hacer clic. Una es usar las cejas y el cierre de los ojos para dar la orden. Una segunda, que creemos que es la más natural, es hacerlo con el movimiento de los labios. También hay la opción, que es la que viene configurada por defecto, por la que tras colocar el cursor sobre el icono o el archivo, éste se abre automáticamente al cabo de unos segundos", afirma. Todas las acciones, como seleccionar un archivo, abrirlo, eliminarlo y cualquiera de los otros comandos se pueden realizar con gestos faciales.

HeadMouse no es el primer ratón virtual pero, como explica Palacín, la mayoría de los sistemas previos o exigen muchos requerimientos técnicos a la máquina y entrenamiento al usuario o se han quedado en demostraciones. "Un sistema como éste no es muy rentable desde el punto de vista empresarial", asegura Palacín, responsable de la cátedra Indra-Fundación Adecco. Ambas empresas están apoyando la investigación y la transferencia de tecnología de la Universidad de Lleida. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, 1.824.000 españoles tienen alguna discapacidad motriz.

Palacín y su equipo se han propuesto ahora la creación de Virtual Coach, un entrenador virtual para formar a los discapacitados y facilitar así su inserción laboral.

El sistema de implantes de BrainGate
BrainGate es un proyecto iniciado en 2003 por la Universidad de Brown (EEUU) en colaboración con la compañía Cyberkinetics para, a través de un implante, transformar las intenciones motoras del cerebro en movimientos reales. Se trata de un sensor colocado quirúrgicamente en el córtex motor primario de los pacientes con problemas de movilidad basándose en que su cerebro sigue generando señales, pese a que no se traduzcan en movimiento.

El sistema registra y descodifica las señales y las convierte en acciones, algo que podría devolver la capacidad motora a las personas con lesiones en el sistema nervioso. Aunque hay varios proyectos en este sentido, los investigadores que trabajan con BrainGate destacan la rapidez con la que las personas con discapacidad aprenden a interactuar con el sistema, imaginando la acción que quieren llevar a cabo. Por el momento, se está utilizando únicamente en estudios clínicos.