Público
Público

Freno a la música gratis a cambio de publicidad

Las discográficas ponen trabas a iniciativas como Qtrax, que ha anunciado un nuevo servicio de descarga gratuita

BLANCA SALVATIERRA

¿Es tan difícil crear un servicio gratuito de música a cambio de publicidad? Qtrax ha anunciado durante una conferencia en el Mercado Internacional del Disco y de la Edición Musical (MIDEM), en Cannes (Francia), una nueva posibilidad de descarga basada en este sistema. 

Con un mercado estadounidense que pena con multas de miles de euros a los usuarios que descargan obras sujetas a derechos de autor a través de clientes P2P (actividad no penada en España, mientras no se obtengan beneficios de ella), resulta especialmente significativa una iniciativa de este tipo. El servicio lleva cinco años en desarrollo y promete más de 25.000 canciones gratuitas a través de su red P2P, pero ahora podría encontrarse en graves problemas.

Los ejecutivos de Qtrax declararon durante su lanzamiento que contaban con el respaldo de la inmensa mayoría de la industria, pero sus planes han sufrido un nuevo revés. La compañía anunció que discográficas como Universal, EMI, Warner o Sony lo apoyaban y respaldaban. Pero éstas lo han matizado. La propuesta de Qtrax, como ya hicieron otras páginas antes, está basada en que la empresa divide los ingresos por publicidad con las discográficas, en un intento de que todas las partes se beneficien. Mediante este sistema, el usuario consigue música gratuita y tanto la empresa propietaria de la red P2P como las discográficas obtendrían ingresos.

Anuncios sin firma
Qtrax matizó que el acuerdo con Warner aún no estaba del todo cerrado, pero EMI y Universal se han sumado a Warner declarando que aún están en conversaciones con Qtrax. Este tipo de afirmaciones ponen barreras al modelo de música gratis a cambio de publicidad, la única alternativa que no obtiene una negativa rotunda por parte de las discográficas. De hecho, Qtrax inauguró un modelo de negocio anterior en 2002 que tuvo que retirarse poco después para evitar problemas legales. En lo que respecta al usuario, los expertos consideran que, en el caso de que Qtrax llegue a ver la luz, una de las mayores trabas será a la vez uno de los factores que pueden permitirle desarrollarse: las canciones están sujetas a gestión de derechos digitales o DRM, un sistema anticopia que impide que las obras se puedan copiar a un CD o pasar a un número determinado de ordenadores. Esos DRM permitirán a la compañía saber cuántas veces se ha descargado y reproducido un archivo, por lo que las discográficas cobrarán en proporción de esa popularidad.

Las voces más críticas mantienen que Qtrax se ha adelantado al anunciar su sistema, algo que podría costarle la vida antes de su nacimiento. Al cierre de esta edición, aún no era posible hacerse con el programa que permite la búsqueda y descarga de las canciones, algo que muchos dudan que llegue en realidad a ser posible, al menos, en breve.

Qtrax no es el primer sistema que piensa en ofrecer música gratis a cambio de publicidad. Yahoo informó recientemente sobre un nuevo servicio de música basado en esta idea, aunque no llegó a detallar si sólo incluiría contenidos en ‘streaming’ (sólo se pueden reproducir on-line) o si permitiría la descarga. De ser así, el gigante de Internet se sumaría a SpiralFrog, un sistema que ofrece música gratis a cambio de recibir anuncios publicitarios y de visitar su página con regularidad. En Spiralfrog, en el caso de no acceder a la página con frecuencia, las canciones caducan y pasan a ser inservibles, algo que le valió multitud de críticas. Al igual que ha anunciado Qtrax, los temas de Spiralfrog incorporan DRM, no se pueden grabar en un CD y su traspaso a otros ordenadores está limitado. Los expertos consideran que este tipo de sistemas no es de verdad gratis, cobra al usuario el tiempo que tiene que permanecer conectado a la página.