Público
Público

Las operadoras advierten del elevado coste de informatizar las aulas y dicen que no es factible que esté listo en septiembre

"Dar a los niños los ordenadores es lo de menos, lo más complicado será que los puedan utilizar", advierten las empresas que cifran el coste entre 1.500 y 2.000 euros por aula.

EUROPA PRESS

Una de las medidas más llamativas de las anunciadas por el presidente Zapatero es su proyecto de Escuela 2.0 y proporcionar un ordenador portátil a cada alumno . Un proyecto ambicioso que algunos ya creen irrealizable: las operadoras de telecomunicaciones advirtieron este martes del elevado coste de llevar internet a las aulas de los colegios públicos y que en septiembre los 420.000 niños de 5º de Primaria tengan ordenador portátil y le den uso. Según las fuentes del sector consultadas por Europa Press, esto "no es factible".

En concreto, las operadoras de internet consultadas explicaron que en el caso hipotético de una clase con 30 niños, sólo instalar la tecnología necesaria para la conexión a internet, entre antenas, cableado, sistemas de radiofrecuencia y demás, podría tener un coste de "entre 1.500 y 2.000 euros por aula", aunque en casos en que se requiera conexión por satélite el precio sería muy superior.

A este importe habría que sumar la mano de obra, "lo más caro", según las operadoras, porque habría que enviar un técnico a cada una de las aulas de los colegios públicos y concertados españoles para instalar, probar y supervisar el funcionamiento de la conexión.

Asimismo, sumaría la mensualidad de la conexión a internet, más cara que una doméstica porque requeriría más ancho de banda para suministrar a varios niños.

"Dar a los niños los ordenadores es lo de menos, lo más complicado será que los puedan utilizar, porque aún en el supuesto del que el Gobierno lo sacara a concurso y el precio bajara un poco, lo más caro va a ser la mano de obra", explican las fuentes consultadas, quienes inciden en que cada colegio tendrá que contratar un servicio de mantenimiento para evitar "que todo falle en mitad de una clase".

No es este el único inconveniente que encuentran las operadoras, para quienes el primer paso del Gobierno tendría que haber sido llevar internet "a todos los hogares", entre otras cosas, porque si el niño no puede conectarse en casa, "no podrá hacer los deberes".

Además, se podrían crear diferencias entre unos alumnos y otros, ya que "no todas las familias pueden pagarse una conexión a interne".