Público
Público

Yahoo apaga la luz a una era

La compañía echa el cierre definitivo de GeoCities, su histórico servicio gratuito de páginas web personales, olvidado tras la llegada de las actuales redes sociales

PABLO OLIVEIRA Y SILVA

Teclear www.geocities.com y encontrarse con el mensaje "Lo sentimos, no se admiten nuevas cuentas en GeoCities" despierta cierta añoranza. Sobre todo para aquellos usuarios que aún recuerdan el momento en que el portal de Yahoo reunía miles de páginas web personales, donde los internautas se presentaban públicamente en Internet, manifestando sus intereses, sus gustos, sus aficiones... en lo que quizás podría considerarse el primer gran intento de red social.

Yahoo ha señalado que ya no aceptará nuevos clientes y que ayudará a los usuarios actuales a "buscar otras alternativas" para sus páginas web, ante el cierre definitivo del histórico servicio cuyo motor se apagará definitivamente a finales de este año.

La compañía del buscador adquirió GeoCities en 1999 por 3.570 millones de dólares, en pleno apogeo del boom de las empresas puntocom, haciendo millonarios a David Bohnett y John Rezner que lo habían creado cinco años antes, como un servicio de hospedaje. En ese momento, GeoCities integraba millones de usuarios y páginas web personales organizadas por ‘barrios'. Sin embargo, en pocos años se ha convertido en un servicio pasado de moda, sobre todo desde la aparición de las actuales redes sociales.

Yahoo asegura que las actuales cuentas de GeoCities permanecerán activas, pero recomiendan que los usuarios comiencen a buscar alternativas. La compañía ofrece otro servicio de hospedaje de pago, Yahoo Web Hosting, al que recomiendan migrar los contenidos. "No es necesario hacerlo hoy mismo, pero recomendamos considerar en los próximos meses otras alternativas", aclara el portal.

Aunque las cuentas de correo electrónico dadas de alta con este dominio seguirán funcionando indefinidamente, el cierre de GeoCities supone el fin de una era. El servicio supuso la primera prueba tangible de que una web podía reunir a miles de personas con ideas y aficiones comunes.

Sin embargo, al tratarse de un servicio gratuito para los usuarios, y pese a la introducción de numerosos modelos publicitarios, el servicio nunca fue una máquina de hacer dinero. Las herramientas y posibilidades que ofrecen las actuales redes sociales hacen de GeoCities un dinosaurio tecnológico propio de la era preindustrial de Internet.