Público
Público

Tres millones de referencias al hipotético iTablet

Gran expectación en Internet ante la presentación de Apple

BLANCA SALVATIERRA

El diario británico The Guardian se preguntaba hace unos días: "¿Está Apple a punto de cambiar el mundo de nuevo?". La cuestión, en referencia a si el producto que se anunciará hoy en San Francisco innovará en la forma de acceder a los contenidos digitales, aún no tiene respuesta. Sí la tiene si se relaciona con las expectativas creadas en la Red, y sin duda es afirmativa. Apple no ha confirmado cuál es el tipo de dispositivo que presentará hoy, pero numerosos expertos, haciendo referencia a fuentes más o menos cercanas a la compañía, están convencidos de que será algo similar a un Tablet PC, un ordenador plano y táctil. Su nombre no confirmado, iTablet, ya arroja casi tres millones de resultados de búsquedas en Google (vídeos de prototipos inexistentes incluidos), aunque el imaginario colectivo no descarta denominaciones como iSlate o iPad, apuntando a filtraciones.

"Empezaremos esta semana con un nuevo gran producto con el que estamos entusiasmados", detallaba el lunes el presidente de Apple, Steve Jobs, durante la presentación de los resultados de la compañía. Jobs, el genio que se esconde tras fenómenos como el Mac, el iPod y el iPhone, contribuye así a fomentar el interés sobre el hipotético iTablet, sin desvelar ni un solo dato.

La compañía, especialista en crear expectación sobre sus presentaciones, ha conseguido ir un paso más allá en el camino iniciado hace tres años con el iPhone. Según la firma de análisis de tráfico Hitwise, los tres términos que se barajan para el nuevo lanzamiento han acaparado el 0,0044% del total de búsquedas realizadas la semana pasada, siete veces más que la cuota alcanzada por los términos que hacían referencia al iPhone en su momento.

No todas las iniciativas a medio camino entre el fenómeno fan y la publicidad son bien recibidas por Apple. La página Valleywag.com lanzó hace dos semanas un peculiar concurso en el que aseguraban entregar 100.000 dólares a aquel que permitiera pasar una hora con el deseado dispositivo. El segundo premio, de 50.000 dólares, iría a parar a quien enviase una foto o vídeo del propio Jobs sujetándolo. Los abogados de la compañía solicitaron a Valleywag la retirada del concurso por incitar al espionaje industrial, pero sólo consiguieron aumentar el rumor. La respuesta fue vista como una afirmación velada de la compañía de que el dispositivo existía, y dio alas a nuevas especulaciones. Las dudas se despejarán hoy, a las siete de la tarde, hora española.