Público
Público

Álex de la Iglesia escribe su propia ley Sinde'

El cineasta promueve un texto alternativo redactado por David Maeztu, un abogado del sector de los internautas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Álex de la Iglesia tiene su propia ley Sinde. El viernes se la entregó a la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, y a la portavoz del Partido Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría. Ayer, PSOE y PP se reunieron para intentar llegar a un acuerdo que haga prosperar la ley original en el Senado, a dos días de que finalice el plazo de enmiendas de los diferentes partidos al texto. La propuesta del presidente de la Academia de Cine estaba encima de la mesa.

Lo más interesante del texto de De la Iglesia es que ha sido redactado por David Maeztu, uno de los abogados expertos en internet que participó en la famosa reunión del 30 de diciembre en la Academia de Cine, en la que conocidos perfiles de la red como David Bravo, Julio Alonso, Víctor Domingo o Josep Jover explicaron por qué la ley Sinde no vale. 'Recogí las críticas de un lado y de otro e intenté ofrecer un texto que mejorara lo que había. Básicamente, con mi texto, el cierre de una web sólo lo puede decretar un juez y no se altera la neutralidad de la consideración del enlace', explicó ayer a Público David Maeztu.

Maeztu redactó su propuesta 'por propia iniciativa' y la entregó el jueves

Maeztu redactó su propuesta 'por propia iniciativa' y se la entregó en mano a Álex de la Iglesia el jueves, 20 de enero, en Madrid. La intención del cineasta era conseguir el máximo consenso posible sobre el texto (productores, internautas y políticos) y que fuese introducido como una enmienda a la ley Sinde el lunes en el Senado. 'Lo mejor de todo esto es que un abogado de Logroño, un ciudadano anónimo, ha hecho una ley que puede convencernos a todos', declaró a este periódico Álex de la Iglesia ayer por la mañana, minutos antes de que se iniciara la ceremonia de presentación de los nominados a los Premios Goya, en la Puerta del Sol de Madrid.

Sin embargo, su plan se torció el viernes por la noche. En la mañana de ese día, David Maeztu llamó a Julio Alonso, (empresario de internet y fundador de la principal red de blogs nacional, Weblogs SL) para convocarle a una reunión el sábado por la mañana donde le explicaría el texto que había redactado. 'Le dije que también quería que estuviesen Enrique Dans [famoso bloguero y profesor del Instituto de Empresa], Javier de la Cueva [conocido abogado de webs de enlaces] y Nacho Escolar [autor del blog de política más leído, ex director de Público y columinsta del periódico en la actualidad], y él se ofreció a convocarles', detalló Maeztu.

Pero la reunión no llegó a producirse. Una llamada de teléfono de la cadena Ser a Julio Alonso preguntándole por un 'documento de mínimos para que la ley Sinde se apruebe' pactado por los internautas encendió las alarmas. La filtración a la emisora había sido exagerada, ya que en realidad hablaba del texto de Maeztu, pero Alonso no dudó en colgar una entrada en su blog alertando sobre un intento de manipulación.

Una filtración en la radio frustró una reunión con expertos de internet

La noticia se propagó rápidamente a través de twitter, contribuyendo a la confusión y generando un eco de mensajes difusos que alcanzaban cotas delirantes (incluso se acusaba a la Cadena Ser de intento de manipulación, cuando la periodista que llamó a Julio Alonso tan sólo trataba de contrastar una información). De repente, la iniciativa personal de Maeztu y De la Iglesia se convertía en un maquiavélico plan del Gobierno para meter en el saco de la ley Sinde a los internautas. El jaleo fue tal que a media tarde de ayer, Alejandro Sanz tuiteaba lo siguiente: 'Me alegro de que al final la asociación de internautas haya llegado a un acuerdo con el gobierno. Eso demuestra su buena voluntad'. Nada más lejos de la realidad.

David Maeztu se vio obligado a colgar, a altas horas de la madrugada, su alternativa a la ley Sinde. 'Partí de dos bases: la primera, que acabar completamente con la piratería es absurdo; y la segunda, que vistas las críticas a la ley Sinde y las necesidades de los que la defienden, había un mecanismo que podrían aceptar todos', dijo ayer Maeztu.

Se equivocó. Tan pronto apareció su proposición, comenzaron a arreciar las críticas. 'Eso es lo que quería evitar con la reunión con Alonso, Dans, Escolar y De la Cueva, que no se malinterpretara el texto y poder explicarles en persona los mecanismos que tiene y resolver de forma inmediata sus dudas', añadió Maeztu.

Su propuesta mantiene la creación de la polémica Sección Segunda de la Comisión de la Propiedad Intelectual, que en la ley Sinde tiene la capacidad de cerrar páginas web. En cambio, Maeztu le otorga un papel de mero informador: comunica a las webs que alojen o enlacen sin autorización a contenidos protegidos que esos archivos no tienen el permiso del autor. A partir de ahí, si la web no retira el contenido o el enlace, la comisión se lo comunica al titular de los derechos, que será el que ponga la denuncia ante un juzgado.

El texto de Maeztu no logró el consenso automático que buscaba, al menos hasta ahora. Por el acalorado debate que se ha suscitado desde su publicación, lo primero que se constata es que un tema tan espinoso como este no se puede resolver en 48 horas. De forma un tanto más reflexiva, el empresario de internet Julio Alon-so publicó ayer un texto sobre la propuesta en el que reconocía mejoras, pero sin llegar a convencerle en su totalidad. 'Parece que lo que busca es la extensión de la responsabilidad. Que si eres intermediario, como es una web de enlaces, y tienes conocimiento fehaciente de que estás enlazando a un archivo protegido, también eres responsable', apuntó Alonso.

Ricardo Galli, informático y fundador de meneame.net, tampoco se mostró convencido con la iniciativa de Maeztu y en su blog (gallir.wordpress.com) exponía sus dudas. A partir de ellas, de las dudas, seguirá el debate.