Público
Público

ARCO De musas a artistas: 25 mujeres y sus obras protagonizan, por fin, ARCO

El objetivo de este año era aumentar la presencia femenina en la feria, que el año pasado no llegó al 30%.

Dos personas contemplan el Guernica de Ibarrola en ARCO.
Dos mujeres contemplan el Guernica de Ibarrola en ARCO. Cedida por la galería José de la Mano.

La figura de la mujer artista, ha sido relegada a un segundo lugar. O bien era musa, o bien se veía obligada a firmar con un seudónimo para esconder su condición de mujer. En el mejor de los casos, si podía revelar su identidad, sus obras eran siempre vendidas a precios más bajos.  Pero este año, en ARCO, las mujeres comienzan a recuperar su lugar en el arte. 

Hay 25proyectos especiales de mujeres y una participación más elevada en la sección general. "Cuando acabé la carrera de Bellas Artes decidí comenzar a pintar lo que me diera la gana, que se notara que lo había hecho una mujer. En aquel entonces muchas no firmábamos con nuestro nombre, cuenta a Efe la artista Isabel Villar.

La obra de la veterana creadora se encuentra expuesta dentro de la sección “Proyectos de Artistas” que este año esta dedicada solo a creadoras. La feria mantendrá esta iniciativa este año y el que viene.

Proyectos de Artistas

Estos 25 trabajos femeninos tienen el objetivo de aumentar el porcentaje de participación de mujeres, que el año pasado no llego a un tercio. Y este año, aunque no hay datos oficiales, se nota una mayor participación.

Desde que Isabel Villar llegara ARCO por primera vez han pasado 40 años. Ahora, con 87, su obra está protagonizada por la figura femenina en entornos de naturaleza, la lleva la galería Fernández-Braso, que también apuesta en la sección general por el trabajo de Carmen Calvo, Premio Nacional de Artes Plásticas en 2013 y de Rosa Brun.

“No valoramos la obra de forma diferente por ser mujeres o no, sino por su significación en la historia del arte, explica Manuel Fernandez-Braso, uno de los directores de la galería. A pesar de esto, aclara que sigue“existiendo un escalón con diferencias entre el lugar que ocupan el hombre y la mujer en el arte contemporáneo", un aspecto que afecta a la cotización. 

Galerías con más del 70% de mujeres

“Más del 70% de los artistas que representamos son mujeres y siempre ha sido así. Es bastante excepcional, pero partimos del planteamiento de dar valor a las obras que encajen en nuestra línea de proyectos, y en nuestro caso corresponde así, explica Juan Curto, director de la galería Cámara Oscura, que acoge el trabajo de la finlandesa Elina Brotherus, y el de la holandesa Ellen Kooi.

A escasos metros se encuentra la galería ATM que, sin contar con la moqueta blanca que diferencia los proyectos de artistas femeninos, presenta dos creadoras frente a un único hombre artista en su su stand. 

También con la mirada empapada en actualidad, la galería Fernando Pradilla cuenta con el trabajo de la brasileña Beth Moysés, que recrea un espacio multidisciplinar representando las víctimas de violencia de género durante el confinamiento mediante el redimensionamiento de objetos de costura ligados tradicionalmente a la mujer, con de una máquina de coser con metros de tela bordados en iniciales de víctimas.

La violencia hacia la mujer también articula la obra de Teresa Margollés, una artista que trabajaba en la morgue de la frontera entre México y Estados Unidos y cuyo trabajo plasma el feminicidio de la región, trabajo que recoge la galería Peter Kilchmman.