Público
Público

Un compositor fuera de lo común

MARTIRIO

La noticia de la muerte de Michael Jackson me ha llenado de lástima y pena. Principalmente, porque parecía que ahora iba a retomar su carrera con la serie de 50 conciertos en Londres. Una carrera que ha sido excepcional, porque él es un compositor y un cantante fuera de lo común.

Vi el primer concierto que dio en Madrid, a mediados de los años ochenta, y me dejó boquiabierta, totalmente impresionada. Fui con mi hijo, que por entonces tendría 12 ó 13 años, y salimos los dos con la sensación de haber visto algo único e irrepetible. Michael Jackson reinventó el concepto de concierto mayestático. Nunca había visto un concierto de tales dimensiones, con ese sonido espectacular, los efectos especiales...

Sus canciones siempre me han gustado, creo que es un genio de la música. Y fue de los primeros que le dio importancia al vídeo como creación artística. Ahí abrió una puerta a muchísimos artistas.

Además, renovó el concepto de música de baile. Sus canciones reflejan una visión completamente nueva, pero con elementos clásicos del soul y la música disco. Su música era la más guapa para bailar.

Me quedo con el Michael Jackson músico y bailarín. Me identifico con él en el amor por la música y en el amor a no pisar huellas. Él buscaba, investigaba, tenía estilo propio. Y eso se nota: sus canciones me entraban, me ponían bailar, me hacían comprender lo buen compositor que era.

Si me tuviera que quedar con una canción elegiría Thriller. Marcó un hito. Puso a medio mundo a bailar como él bailaba, está maravillosamente cantada y se convirtió en un himno. Con una sola canción, logro extraer el artista que llevaban dentro muchos jóvenes, que comenzaron a bailar y a cantar por él.

Su vida fue muy difícil. Fue alguien sometido a muchas presiones desde muy pequeño. Creo que Michael Jackson tuvo poco tiempo para sí mismo. No tuvo tiempo para madurar personalmente como hubiera sido deseable.