Público
Público
Generación X

Consolas, videoclips y cintas VHS: un viaje audiovisual a la década de los ochenta

Una exposición en la Universidad de Alcalá propone un recorrido de la mano de Luke Skywalker, David el Gnomo, Willy Fog o D'Artacán por la iconografía predilecta la llamada Generación X, los nacidos entre el 65 y el 80.

'Los cazafantasmas'
Imagen de 'Los cazafantasmas' (1984).

juan losa

Aunque sólo sea por el contraste, vale la pena visitar La cultura audiovisual en los años 80. Referentes de la Generación X en España, una exposición que revisita a través de su iconografía aquella década supuestamente prodigiosa cuya euforia todavía hoy reverbera. El artesonado de la Capilla de San Ildefonso de la Universidad de Alcalá, con más de cinco siglos de historia, parece testimoniar no sin cierto estupor los rescoldos de aquellos maravillosos años.

Abajo, en la nave central de una pequeña iglesia por la que desfilaron en su día prohombres de nuestras letras de la talla de Góngora, Quevedo o Lope, se alzan ahora (y hasta el 7 de marzo) vestigios de un tiempo que ya no es pero que fue hace relativamente poco, arqueología de la modernidad cuando esta era el único credo posible. El palo ardiendo de una generación (la X) que se encomendó a las primeras consolas y las cintas VHS para aplacar el tedio juvenil.

Moldes originales de La guerra de las galaxias, reproducciones de época, el dedo marciano de E.T., el extraterrestre, consolas primitivas, aparatos de Cinexin... Reliquias de una década en la que los filtros vintage, y la nostalgia, no tenían mucho sentido. Ahora, en cambio, sí lo tiene. Ya sea por la voracidad capitalista necesitada siempre de algo que revisitar o bien por una simple cuestión de autoestima generacional, lo cierto es que la nostalgia mola y los promotores, no podía ser menos, están al tanto.

Fueron los nacidos entre el 65 y el 80, aunque esto siempre es discutible, los insignes representantes de aquella generación incógnita que tan bien retrató el escritor canadiense Douglas Coupland en su novela homónima. Una generación sin nombre que abrazó el videoclip, los videojuegos y que cubrió el gotelé de sus cuartos con el rostro intrépido de Indiana Jones o con la mirada lasciva de Samantha Fox. Una década de cardados imposibles en la que esa atrocidad estética llamada hair metal parecía campar a sus anchas.

Flashback hasta los años 80: vitrina dedicada a la música, con reproductores de la época, vinilos y cassetes originales, revistas del momento... UNIVERSIDAD ALCALÁ DE HENARES

"Fue el detonante de toda una cultura audiovisual que ha perdurado hasta nuestros días, un cambio revolucionario impensable hasta hacía muy poco, un abanico nuevo de posibilidades como era caminar escuchando música a través de un walkman o poder enviar un correo electrónico", explica Javier Santamaría, al frente de la muestra. El futuro había llegado a través de pequeñas pantallas cuya definición, visto con perspectiva, dejaba mucho que desear.

Bajarse a los recreativos era la antesala de la diversión, del encuentro con los de tu calle para rebuscar en los bolsillos una moneda o varias –siempre hubo clases– y entregarse así a horas de entretenimiento. Los salones recreativos eran el bar de los que no tenían edad para el carajillo, un centro de reunión proclive a los primeros cigarros y las primeras pellas. "Son momentos que impregnan muchas de las cosas que ahora vivimos", apunta Santamaría.

La cultura audiovisual en los años 80. Referentes de la Generación X en España forma parte de las actividades del III Encuentro de Cine Solidario y de Valores organizado por la Fundación General de la Universidad de Alcalá (FUAH) y la Asociación de Productores y Distribuidores de Cine Solidario y de Valores (ACIVAS) en colaboración con CINESA y EGEDA. Una programación que ha sido desarrollada por el Instituto para el Estudio y el Desarrollo de las Artes y las Ciencias Audiovisuales (CIMUART).

"Veníamos de una generación criada en el celuloide, y pasamos a otra que sentó las bases del videojuego, nos convertimos en consumidores de audiovisual y esto supuso un antes y un después para nuestra cultura", zanja Santamaría. Conviene, por tanto, aproximarse a Luke Skywalker, David el Gnomo, Willy Fog o D'Artacán −todos ellos presentes en la muestra− con la dosis justa de nostalgia y la certeza de que, en cierto modo, fueron ellos los verdaderos pioneros de un tiempo nuevo que aún persiste.

Los VHS: Uno de los protagonistas indiscutibles de la muestra y de los 80. UNIVERSIDAD DE ALCALÁ DE HENARES