Público
Público

La cultura británica se rebela contra el mecenazgo de la petrolera BP

La compañía renovó ayer su patrocinio de 12 millones de euros con cuatro instituciones

DAVID BOLLERO

El mundo de la cultura británica se ha rebelado contra el mecenazgo del gigante petrolífero BP, causante del mayor vertido de crudo en el golfo de México, que ayer renovó su patrocinio de las Artes durante los próximos cinco años con una inversión de diez millones de libras (unos 12 millones de euros). Colectivos como Platform o Liberate Tate han protestado enérgicamente, presentando más de 8.000 firmas de visitantes, socios y artistas a la dirección del Museo Tate, con las que exigen la cancelación de su relación con BP.

La petrolera se encuentra detrás de buena parte de los fondos de instituciones como el Museo Británico, la National Portrait Gallery, la Royal Opera House y la Tate Britain. Chris Sands, de Liberate Tate, es tajante al afirmar que "el daño que ha hecho BP a los ecosistemas, a las comunidades y al clima no debería recibir el apoyo público de nuestras instituciones nacionales ni de nuestro arte".

Por su parte, Kevin Smith, de la organización Platform, sostiene que "alineándose con BP, estas instituciones están legitimando la devastación de las comunidades indígenas en Canadá y la proliferación de explotaciones de petróleo en el Ártico. La implicación de BP en estas instituciones es una mancha oscura en nuestro patrimonio cultural".

En contraposición, el ministro de Cultura, Ed Vaizey, que ha mostrado su satisfacción por el anuncio del nuevo patrocinio, y la dirección de museos como la Tate, cuyo responsable, Nicholas Serota, ha asegurado que "durante los últimos 20 años este patrocinio nos ha permitido hacer mucho más por mostrar nuestra colección"; o del Museo Británico, cuyo director afirma que "gracias a BP más de un millón de visitantes ha podido acercarse a Miguel Ángel, descubrir el Libro de la Muerte Egipcio o entender la Antigua Persia".

La voz, sin embargo, no es unánime y directivos de la Tate, como Patrick Bill, ya han mostrado su malestar, indicando que "estas protestas son importantes". Desde el punto de vista de Sands, las compañías petrolíferas deberían quedar excluidas de este tipo de mecenazgos, del mismo modo que "en un pasado muy cercano lo fueron las tabaqueras".

No es la única polémica surgida por este motivo en Reino Unido. Los poetas JohnKinsella y Alice Oswald se han retirado recientemente de la terna de candidatos al Premio TS Eliot en protesta por su patrocinio a cargo de la firma de inversión Aurum Funds.