Público
Público

Cultura se queda sin aprobar el reglamento de la 'ley Sinde'

El Consejo de Ministros tumbó ayer la tramitación de la norma antidescargas ante la oposición de Industria y Justicia. Fuentes del Gobierno confirman que el Ejecutivo socialista no aprobará el texto, que quedará en ma

JESÚS MIGUEL MARCOS

Cuando el barco del PSOE se hundía, Ángeles González-Sinde sacó los violines para interpretar una última partitura, pero entonces sólo se oyó un chirrido. La ministra de Cultura puso ayer sobre la mesa del Consejo de Ministros el reglamento de la ley Sinde, el último escalón de la empinada escalera de caracol que lleva subiendo casi dos años, pero la falta de acuerdo impidió su aprobación. "Formó parte de la deliberación, no se aprobó y quedó encima de la mesa", explicó el portavoz José Blanco en rueda de prensa tras la reunión del Consejo, evitando dar cualquier tipo de explicación sobre los motivos por los que finalmente no se aprobó.

"La norma tampoco se aprobará en el Consejo del día 16 de diciembre", señalaron a Público fuentes del Gobierno. Dado que ese será el último Consejo de Ministros del Gobierno socialista en funciones, el reglamento de la polémica ley antidescargas lo aprobará, curiosamente, el Ejecutivo del Partido Popular, que hace menos de un año votó en contra de la norma en el Congreso de los Diputados. Suya será la responsabilidad de designar la Sección Segunda de la Comisión de la Propiedad Intelectual, el discutido organismo administrativo que decretará el cierre de páginas web que vulneren los derechos de autor.

"Justicia puso objeciones jurídicas", dijeron fuentes del Gobierno

Si el Consejo de Ministros aparcó la aprobación del reglamento fue por el desacuerdo entre los ministerios implicados en la materia que toca la norma. Cultura apostaba por sacarlo adelante, pero "Industria no estaba de acuerdo en bastantes cuestiones técnicas y también de filosofía, mientras que Justicia puso objeciones jurídicas", señaló a Público una fuente del Gobierno.

El pasado viernes ya se especuló sobre la posible luz verde al reglamento, pero el asunto ni siquiera se puso sobre la mesa del Consejo de Ministros. El hecho de que este jueves por la noche se añadiera al orden del día volvió a despertar los rumores de la aprobación.

Ayer por la mañana, el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, confirmaba en ABC Punto Radio esta inclusión y añadía que el Partido Popular había dado su visto bueno. Por su parte, Soraya Sáenz de Santamaría, representante del PP en la Comisión para el traspaso de poderes, reconocía estar de acuerdo, aunque el desarrollo de la ley "tendría que haber sido más completo".

Estas declaraciones provocaron una escalada de la tensión en los momentos previos al Consejo de Ministros entre los partidarios de aprobar el reglamento y los que optan por pasarle la patata caliente al Partido Popular.

"Espero que el Consejo de Ministros lo pare", dijo González Veracruz

Twitter también ardía, pero esta vez no eran los habituales detractores de la ley Sinde los que echaban leña al fuego, sino miembros del propio PSOE. "No puedo compartir que Cultura proponga que se apruebe hoy el reglamento de la ley Sinde, espero que el Consejo de Ministros lo pare", decía en su cuenta de la red social la diputada socialista María González Veracruz, que además es responsable de Nuevas Tecnologías en la Ejecutiva Federal. Horas antes y también en relación con la posible aprobación del reglamento de la ley Sinde, Elena Valenciano, secretaria de Política Internacional y Cooperación del PSOE, respondía a un usuario de Twitter:"Yo no estoy de acuerdo con esa decisión".

Por este motivo, lo que pudiera ocurrir en el Consejo de Ministros, que según algunas fuentes fue tirante, era una incógnita. "La voluntad de hacerlo está ahí, pero el tiempo se nos ha echado encima. Además, se consideró que no era una materia para ser resuelta por un Gobierno en funciones, no es el momento idóneo para hacerlo", suavizó la fuente del Gobierno horas después del Consejo.

El abogado especializado en propiedad intelectual David Maeztu entiende la decisión de no tramitar el reglamento. "Justicia no lo ve claro al estar el Gobierno en funciones, ya que el reglamento se podría impugnar por ese motivo. Se podría tirar abajo por un defecto de forma, que es algo que ya le ocurrió al Gobierno socialista con el canon", sostiene.

Durante toda la jornada de ayer, desde el Ministerio de Cultura se evitó dar explicaciones sobre lo ocurrido en el Consejo de Ministros. Su segundo intento de dar luz verde a la ley Sinde, el gran tour de force del Ministerio en los últimos dos años, había fracasado. Por su parte, José María Lassalle, diputado del PP que participó en la subcomisión del Congreso sobre propiedad intelectual, se remitió a las palabras de Sáenz de Santamaría y no quiso hacer valoraciones a Público sobre lo ocurrido. "La prudencia es lo que toca en estos momentos", sentenció.

Tras la expectativa que se había levantado, la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos (un lobby que aglutina a las entidades de gestión) recibió la noticia con pesimismo. "Muchas empresas habrían salvado la campaña navideña, y no sólo entidades físicas, sino también tiendas online", señaló a Efe su director, José Manuel Tourné, sin percatarse de que, aunque el reglamento se hubiera aprobado hoy, todavía habría que esperar entre uno o dos meses hasta su puesta en práctica.

Su inclusión el jueves por la noche en el orden del día levantó los rumores

Tourné cargó contra el Ejecutivo socialista ("con un Gobierno serio y valiente, estas cosas no ocurrirían") y confió en que "el nuevo Gobierno del PP haga algo en defensa de la propiedad intelectual, como ha dicho que hará, y con la urgencia que este asunto requiere".

En un comunicado emitido en la tarde de ayer, la Coalición valoró la "valiente" decisión del Ministerio de Cultura al proponer una ley "que contó con el respaldo mayoritario de las cámaras", pero manifestó su perplejidad ante la decisión del Consejo de Ministros: "Ignoramos las razones verdaderas que han llevado a esta decisión, pues no podemos dar crédito a las razones de índole política que publican algunos medios".

Desde la noche del jueves, internet y las redes sociales volvieron a encenderse con dos nuevos manifiestos y una avalancha de mensajes en contra de la ley Sinde. Ante la posibilidad de la aprobación del reglamento, el nombre de la impopular norma antidescargas llegó a convertirse en trending topic mundial durante la mañana de ayer en Twitter.

"Lo ocurrido en el Consejo de Ministros responde al sentido común", señaló Enrique Dans, profesor de Sistemas de la Información del IE Business School y uno de los activistas más críticos con la norma. "El activismo en la red y la evidencia de que la ley es criticada por una parte significativa de la población la han parado", remarcó, antes de puntualizar que "la ley Sinde no ha muerto, sólo se ha pospuesto". Sinde chutó, pero, en lugar de marcar gol, la pelota ha ido a parar al tejado del PP.