Público
Público

La Eurocámara tumba el tratado antipiratería ACTA

Una amplísima mayoría de eurodiputados considera que se entromete en los derechos fundamentales de los internautas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El pleno del Parlamento Europeo ha rechazado por amplísima mayoría el Acuerdo multilateral Comercial contra la Falsificación, conocido como ACTA, por considerar que se entromete en los derechos fundamentales de los internatutas.

Socialistas y demócratas (S&D), la Alianza de los Liberales Europeos (ALDE), la Izquierda Unitaria Europea (GUE) y los Verdes y la Alianza Libre Europea (Greens/ALE) han votado en contra. Sólo algunos eurodiputados del conservador Partido Popular Europeo (PPE) han votado a favor. Incluso entre ellos ha habido división y los votos positivos del partido con más escaños del Parlamento Europeo no han sido suficientes para inclinar la balanza.

El acuerdo ACTA, cuyo principal impulsor es EEUU, tiene su punto de mira en la piratería en internet y la lucha contra las falsificaciones de productos comerciales de marca y medicamentos ilegales en la red. Además de la UE y sus 27 estados, representados como bloque, también han negociado el texto Estados Unidos, Canadá, México, Suiza, Marruecos, Japón, Corea del Sur, Singapur, Australia y Nueva Zelanda.

Para que el tratado entre en vigor, lo tienen que haber ratificado, al menos, seis países. La UE sólo puede aplicar el acuerdo si es aceptado unánimemente y, en ningún caso, puede aplicarse en unos Estados miembros sí y en otros no. Un total de 22 de los 27 países comunitarios -entre ellos España- ya ha firmado el texto -el paso previo a pasar a tramitarlo a nivel nacional-, en tanto que otros como Alemania o Polonia -que ha solicitado más tiempo para estudiarlo a fondo- aún no han cumplido esa etapa.

Al tratarse de un acuerdo que incluye alusiones a sanciones penales, los Estados miembros deberán pronunciarse individualmente según dicte su normativa nacional, en la mayoría de los casos sometiendo el texto a examen en sus respectivos parlamentos.

En el debate previo al voto, ya el grueso de los intervinientes se mostraron en contra del acuerdo argumentando que se entromete en los derechos fundamentales de los internautas.

El comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, ha intentado hasta el último minuto variar el sentido del voto de los eurodiputados, que ya habían votado en contra de ratificar el tratado en hasta cinco comisiones parlamentarias distintas. De Gucht defendía ayer mismo que 'no hay nada que temer en el acuerdo' pues 'ACTA no cambia las leyes europeas y si ahora estas leyes no violan derechos tampoco lo hará el nuevo tratado'. 'Votar en contra irá en contra de la protección de los derechos de la propiedad intelectual en todo el mundo', añadía el comisario.

El Ejecutivo comunitario presentó el pasado 11 de mayo una petición a los jueces de Luxemburgo para que se pronuncien sobre si el tratado ACTA contra las falsificaciones es conforme a la legislación comunitaria. El PPE ha intentado posponer el voto hasta que el tribunal de Luxemburgo se pronunciara, pero la petición fue rechazada.