Público
Público

Fallece el escritor Javier Tomeo a los 80 años

Escritor prolífico, con una treintena de novelas y libros editados, es autor de obras como 'Amado monstruo', 'El cazador', 'El unicornio' o 'El crimen del cine Oriente'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor y dramaturgo aragonés Javier Tomeo (Quicena, Huesca, 1932), autor de obras como Amado monstruo o El unicornio, ha fallecido este sábado sobre las 15:00 horas en el hospital Sagrado Corazón de Barcelona a los 80 años, han informado a Efe fuentes de esa clínica.

Tomeo, que no estaba casado ni tenía hijos, ingresó hace cuatro semanas en ese centro barcelonés por problemas de ciática, pero su estado de salud se complicó al contraer una infección hospitalaria, han precisado a Efe fuentes de su última editorial, Alpha Decay.

Un portavoz de la editorial ha precisado que en los últimos días había recibido visitas de amigos y familiares y que su salud había empeorado en la última semana. Tomeo será enterrado en Barcelona, probablemente en el cementerio de Montjuïc, donde reposan sus padres, han indicado las mismas fuentes.

Se desconoce, de momento, cuándo se abrirá la capilla ardiente y cuándo tendrá lugar el entierro, aunque posiblemente sea el próximo martes, al ser lunes festivo en Catalunya.

Escritor imaginativo y prolífico, con una treintena de novelas y libros editados, Tomeo es el creador de un imaginario literario de monstruos y seres deformes y autor de obras como Amado monstruo, El cazador, El unicornio o El crimen del cine Oriente.

Licenciado en Derecho y Criminología en la Universidad de Barcelona, se adentró en el universo literario en los años 50, aunque su etapa más prolífica fue a partir de los años 70.

No fue hasta 1971 cuando publicó su primer libro 'serio', El Unicornio, con el que ganó el Premio de novela corta Ciudad de Barbastro, tras el que vendrían otras obras de narrativa como El cazador o El castillo de la carta cifrada.

En los años ochenta y noventa publicó numerosos títulos, como El gallitigre, El crimen del cine Oriente, Los misterios de la ópera o Cuentos perversos, y algunas de estas obras fueron llevadas a los escenarios teatrales.