Público
Público

Fotografías para no olvidar la tragedia humanitaria de Darfur

La fotógrafa Hélène Caux (Francia, 1967) retrata a los refugiados en la muestra 'Darfur/Darfur', que puede hasta el 1 de marzo en la Casa Encendida de Madrid

REBECA FERNÁNDEZ

La masa de refugiados de Darfur tiene un rostro. Tiene recuerdos. Tiene vida. La fotógrafa Hélène Caux (Francia, 1967) los ha retratado en algunas de las 170 fotografías que componen la muestra Darfur/Darfur, que puede verse desde hoy y hasta el 1 de marzo en la Casa Encendida de Madrid. Como un grito de auxilio, las imágenes de gran tamaño se proyectan en la fachada del centro para relatar el dolor de una región de Sudán marcada desde 2003 por un conflicto que ha acabado con la vida de unas 300.000 personas, ha dejado 2,7 millones de desplazados internos y 500.000 refugiados.

"Allí el mayor problema es la falta de seguridad tanto para los desplazados como para el personal humanitario", explica a Público Caux, que ha visitado Darfur y Chad desde 2004 por su trabajo en el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Para ella, la fotografía es como "el bolígrafo para el periodista", una herramienta imprescindible para "guardar la memoria y ser una prueba de los abusos cometidos". Además, Caux emplea su cámara digital como filtro para conjugar el respeto por las víctimas y su propia protección ante el drama.

El resultado de su trabajo son unas imágenes directas y llenas de fuerza que actúan como proyectiles para evitar que este conflicto caiga en el olvido mediático por su larga duración, aunque ella es consciente de que sólo "una solución política" podrá acabar con esta tragedia humanitaria.