Público
Público

'Gangs of London' no es solo violencia extrema, "hay una historia detrás de las escenas de pelea"

Pippa Bennett-Warner y Ṣọpẹ Dìrísù, protagonistas de la aclamada 'Gangs of London', coinciden en señalar que la serie que hoy estrena Starzplay tiene en la familia su verdadero centro.

'Gangs of London'
Un instante en 'Gangs of London'. SKY

Durante el primer confinamiento británico hubo dos series que acapararon titulares y espectadores en el Reino Unido. Una fue Normal People, estrenada en España en julio por Starzplay. La otra, Gangs of London, llega ahora a los espectadores españoles de la mano de la misma plataforma y rodeada de un halo de violencia extrema y escenas de acción que, en realidad y como explican dos de sus protagonistas a Público, Pippa Bennett-Warner y Ṣọpẹ Dìrísù, va mucho más allá de todo eso.

Creada por Gareth Evans y Matt Flannery, la primera temporada (hay confirmada una segunda) arranca con una escena brutal en lo visual y en lo argumental y con un asesinato que lo cambia todo dando el pistoletazo de salida a una trama criminal y familiar cuyas ramificaciones se extienden más allá de los suburbios londinenses. Finn Wallace (Colm Meaney) ha sido durante las dos últimas décadas el criminal más poderoso e influyente de Londres, pero su inesperado asesinato desencadena una lucha de clanes en la que su hijo Sean Wallace (Joe Cole) y los Dumani con Ed Dumani a la cabeza (Lucian Msamati) deben coordinarse para no perder su parte del pastel, la más grande y suculenta.

En ese contexto se mueven los personajes interpretados por Pippa Bennett-Warner y Ṣọpẹ Dìrísù. Ella es una Dumani. Él, un hombre a sueldo de los Wallace con intenciones poco claras y una habilidad pasmosa para la violencia y la lucha cuerpo a cuerpo. Sus escenas son las que tantos comentarios a favor han despertado en la crítica internacional. De ellas explica que son "como bailar con la cámara". Cuenta que "Matt Flannery, director de fotografía de muchas de estas escenas de lucha" las planteó de tal manera que coloca a la audiencia dentro. Bennett-Warner (Roadkill) no tomó parte de esas coreografía, pero reconoce disfrutar viéndolas como espectadora. "Puede que a veces te tapes la cara con una mano, pero sigues mirando, porque no puedes dejar de hacerlo. Ṣọpẹ hace un gran trabajo. Es increíble lo que han hecho", comenta al respecto.

'Gangs of London'. SKY

Golpes y sangre están presentes, como en toda historia criminal con gángsteres. Sin embargo, quedarse solo con esto de Gangs of London sería limitarse a ver solo la carcasa de una serie que va mucho más allá en la creación de sus personajes y en todo el universo que les rodea tan lejano y a la vez tan real. "La violencia en esta serie es épica, pero también hay algo muy realista. A los gángsteres solíamos verlos viviendo en grandes casas, con oro… Pero estos tipos son muy normales… Si te cruzas con el personaje de Marian Wallace (Michelle Fairley) por la calle jamás pensarías que es la matriarca de una gran familia de gángsteres. Para mí es diferente en este sentido, se siente auténtica. Y, aunque se ambienta en Londres, al mismo tiempo es muy internacional", apunta Bennett-Warner.

Lo difícil era dar con el punto justo para que las escenas violentas no se comiesen a la historia y se convirtiesen en gratuitas o un simple ejercicio de fuegos artificiales visuales. Ahí es donde guion e interpretaciones encajan. Dìrísù lo explica a la perfección cuando señala que "toda la serie goza de un equilibrio excelente entre la violencia y las relaciones". Ambas se funden de manera que, añade, "conducen la serie al máximo posible". El mejor ejemplo está en su propio personaje, en Elliot, en el que confluyen ambos aspectos. "Es representativo en la serie. Tiene que lidiar con ambas y una influye en la otra, no puedes tener solo la acción o solo las emociones y el corazón. Creo que en muchas de las escenas de pelea, Elliot está pensando en sobrevivir, en la gente que quiere, y son las razones por las que pelea. Hay una historia detrás de las escenas de pelea", sentencia el actor británico.

Por otro lado, la de Evans y Flannery es un apuesta abierta por la representatividad. Algo que, en palabras de sus protagonistas, la dota de cierto realismo. Para Bennett-Warner, la decisión de apostar por el retrato de un Londres multicultural es "brillante". Esto enlaza con lo que comenta Dìrísù de que favorece que Gangs of London sea "más distinta que parecida" a otras ficciones sobre la mafia o las bandas criminales. Para él, en este caso "el acceso está a otro nivel. Hay muchas películas y series con violencia de bandas al nivel de la calle, pero Gangs of London en realidad mira más allá, a niveles más altos, donde realmente está el poder. También creo que otras historias criminales se enfocan de manera estrecha en UK o en el East End, pero Gangs of London, aunque Londres está en el titulo, en realidad es muy internacional. Tenemos muchas culturas diferentes representadas en la serie y son todas culturas que puedes encontrar en esta ciudad. Reflejamos la vida de manera más realista y más inclusiva que otros proyectos".

Y en medio de todo eso, de esa acción y esa urbe multicultural e internacional, el gran tema que verdaderamente importa a esta serie es tan humano como infinito: la familia. Para quien da vida a Elliot se trata del "legado", de ofrecer "seguridad" a la gente que se quiere. "Es algo a lo que todo el mundo puede tener acceso, las relaciones que tú tienes con tus padres o con tus hijos, con tus abuelos, tus hermanos y hermanas, en quién puedes confiar y en quién, no. También la familia que tú eliges, los amigos que haces. Después, la traición es la cosa más grande en la serie. Así que sí, la familia es muy importante. Todos cometen errores y los de la familia pueden romper la organización", analiza. Por eso resultan tan importantes también la "lealtad" y la "venganza" que señala Bennett-Warner.

Nunca se sabe, asumen ambos, si una serie triunfará o no. El éxito a ellos les llegó en pleno confinamiento y, aunque eran conscientes de la calidad del material, reconocen que les sorprendió. Dice Pippa Bennett-Warner que, "desafortunadamente, Gangs of London llegó en un tiempo en el que la gente necesitaba algo que ver y necesitaba divertirse. Creo que hay algo en la serie para todo el mundo y por eso la gente la vio y la disfrutó". Su compañero de reparto resume que aunque es difícil de predecir y siempre se trabaja para conseguirlo, desde el primer día de rodaje se sintió "orgulloso" de lo que estaban haciendo y por eso "estaba emocionado con compartirlo con la mayor cantidad de gente posible". Ahora le toca a los seriéfilos españoles.

'Gangs of London'. SKY