Público
Público
'golfa'

'Golfa', la obra sobre sexo y adolescencia que rompe tabúes

Una representación que brinda al público juvenil una conversación a cuatro sobre sexo sin tapujos. Lo hace, además, sin caer en idealizaciones, bajando al fango, abordando de frente una sexualidad titubeante y necesitada de educación.

'Golfa', de José Padilla
El elenco de 'Golfa', dirigida por Jose Padilla. TEATRO GALILEO

Una pintada con la palabra "golfa" es el punto de partida de una obra que ahonda en la realidad social sobre la educación sexual en la adolescencia. Fran, de 15 años, es el autor del grafiti, lo pintó en una de las paredes del instituto tras su ruptura con Claudia, de 14 años. Fran y Claudia fueron pareja durante un año hasta que ella tuvo a bien finiquitar la relación hace cosa de un mes.

"Puta", "zorra", y sí, "golfa", son algunas de las 'lindezas' que recibe Claudia vía redes sociales

Ahora Claudia tiene una relación con otro chico y ha empezado a recibir insultos por redes de remitentes anónimos. La madre de Claudia está segura de que el acoso virtual al que su hija está siendo sometida desde poco después de la aparición de la pintada tiene que ver con Fran. "Puta", "zorra", y sí, "golfa", son algunas de las lindezas que recibe Claudia vía redes sociales.

Los insultos no cesan y la madre de Claudia decide tomar cartas en el asunto y denunciar a Fran. La denuncia prospera y el padre de éste pierde los estribos y amenaza a la joven a la salida del centro educativo. Como ven, la espiral va en aumento y el desenlace se intuye nefasto. Con miras a atenuar el conflicto, las distintas partes acuerdan una entente cordiale.

Los dos adolescentes, el padre del chico y una sexóloga se verán las caras en un encuentro online que es representado sobre las tablas del Teatro Galileo. Y hasta aquí la trama de Golfa, una obra que brinda a los presentes una conversación a cuatro sobre sexo sin tapujos. Lo hace, además, sin caer en idealizaciones, bajando al fango, abordando de frente una sexualidad titubeante y torpe.

"Una obra sin atisbo de moralina pero firme en su intento de erradicar lacras como el acoso"

"Tengo claro como creador que no ha de ser nuestra labor mostrar lo descarnado del acto, tampoco dejar epatado al espectador con crudezas varias que, por muchas soflamas que incluyan, se olvidarían al segundo de salir del recinto. Nosotros evitaremos eso y esquivaremos el didactismo a toda costa". Una declaración de intenciones por parte del director Jose Padilla que nos avanza en el libreto qué tipo de aproximación se puede ver en Golfa.

Y es que las posibilidades sobre las tablas son múltiples. Es fácil caer en frivolidades e incluso en lugares comunes, pero Golfa elude el peligro apostando por una comedia que divierte y reconcilia a adolescentes y progenitores. Lo hace educando, sin atisbo de moralina pero firme en su intento de erradicar lacras como el acoso.

No apagues el móvil

El proyecto escénico se presenta como un "proyecto transmedia sobre la sexualidad para adultos mayores de doce años". Lo que quiere decir que durante la representación tendrá lugar de forma simultánea un debate con los espectadores, que podrán incidir en la propuesta e incluso modificarla a través de sus terminales.

Twitter, Youtube, Instagram serán herramientas de interacción con lo que ocurra sobre las tablas. Los resultados de ese otro debate virtual se analizarán cuando la función toque a su fin. El teatro y la educación pueden ir de la mano. Así lo cree su director, Jose Padilla: "El ciudadano de mañana se está forjando hoy, y la reproducción de estigmas asentados no parece un buen plan. Y es que nada es baladí en lo que al sexo concierne, en él reside todo lo demás: el género, la sanidad, el cuidado, el amor, pero también la violencia... Como autor no es que hoy me plantee si debo proponer una obra sobre sexo, más bien creo que lo debería haber hecho antes".