Público
Público

Juan Gabriel Vásquez, Premio Alfaguara de Novela 2011

El escritor colombiano se ha alzado con el galardón, dotado con unos 123.000 euros, por su obra 'El ruido de las cosas al caer'

EFE

El escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez se ha alzado hoy con el Premio Alfaguara de Novela 2011 por su obra El ruido de las cosas al caer.

El fallo del premio, uno de los de mayor repercusión en el ámbito hispánico, está dotado con 175.000 dólares (unos 123.000 euros) y lo ha hecho público el presidente del jurado, el novelista español Bernardo Atxaga, en un encuentro con escritores y periodistas que ha tenido lugar en un hotel madrileño.

Afincado en Barcelona desde hace doce años, Vásquez (Bogotá, 1973) está considerado uno de los escritores latinoamericanos más importantes menores de 40 años. Su novela Los Informantes fue elegida en su país como uno de los libros más importantes de los últimos 25 años. Además, esta obra fue finalista del Independent Foreign Fiction Prize en Reino Unido.

Vásquez también obtuvo premios con otras novelas como Historia secreta de Costaguana, que se llevó el galardón Qwerty a la mejor novela en castellano en Barcelona, y el premio Fundación Libros & Letras en Bogotá.

Vásquez está considerado uno de los escritores latinoamericanos más importantes menores de 40 años

Nacido en 1973 en Bogotá, donde se licenció en Derecho por la Universidad del Rosario, dejó su tierra para vivir en la capital francesa entre 1996 y 1999, donde se doctoró en Literatura Latinoamericana por la Sorbona. Luego se instaló en un pequeño pueblo de la región de las Ardenas (Bélgica). Vásquez colabora con diversas publicaciones españolas y latinoamericanas. El autor, que asegura sentirse más cercano a literatos ajenos a su área geográfica como el canadiense Saul Bellow o el británico de origen polaco Joseph Conrad, ha publicado también las novelas Persona, Alina suplicante, Los amantes de Todos los Santos.

En 2007 publicó Historia secreta de Costaguana, una fascinante reflexión sobre el dolor. Un año después, Los amantes de todos los Santos, con influencia de los grandes maestros norteamericanos. Su siguiente trabajo fue El arte de la distorsión, una novela aguda, apasionada y original que refleja la personalidad del autor.

Al margen de su actividad creativa, ha colaborado para el suplemento cultural de El Periódico. También es autor de ensayos, crónicas o reseñas para revistas como Letras Libres, Cuadernos Hispanoamericanos, Lateral, El Malpensante o Gatopardo.