Público
Público

Legado musical contra basura rosa

TXARLY BROWN

Siempre es curioso que nos acordemos de la gente cuando se muere. Pero de este nos acordaremos toda la vida, incluso se le seguirá recordando una vez muertos tú y yo. Su legado musical sobrevivirá a los cubos de basura que se verterán a partir de hoy en todo tipo de medios. Hordas de hipócritas juzgaran su vida privada babeando como hienas.

Pero a los que nos gusta la música eso nos traerá beneficios Me explico. Repasar 45 años de carrera de este prodigio negro es del todo imposible en tan sólo unas líneas. Con cinco años ficha por Motown y sus cuatro primeros singles para el sello de Detroit como Jackson 5 son y siguen siendo llenapistas: I Want You Back, ABC, The Love You Save y Ill Be There. Ya con eso está todo dicho. Pues no.

Después vendrían multitud de hits hasta que se desembaraza de su entorno. Y mudando de piel se hizo mayor y su música no dejó de sorprender. Sin sus hermanos construyó Off The Wall, Thriller y Bad en plenos ochenta. Con la ayuda de Quincy Jones, el soul y el funk se vuelven electrónicos. Jacko marca la pauta hasta finales de los ochenta y encima sus excentricidades le convierten en un huracán mediático que vende discos como churros.

Y mañana se seguirán vendiendo periódicos con sólo poner su nombre en la portada. Y en unos años nos esperan hordas de imitadores, biopics, documentales, libros y panfletos, hijos no reconocidos y por fin temas inéditos. El expolio de lo que jamás quiso mostrar seguramente venderá más que todo lo que puedan parir las cincuenta ediciones de OT en toda su historia.

Y seguramente no los mostró porque para él no tenían nivel. Apuesto a que en sus armarios hay más de un temazo y ese será nuestro beneficio. De momento, este fin de semana no habrá fiesta sin sus canciones. Yo ya tenia previsto pinchar el Vuelve otra vez, de Willy Giménez y Chanela, o el Salud y libertad, de Laberinto, versiones achilifunk de hits de Jacko. Ahora parecerán un tributo. Al margen, ¿por qué no le beatifican? Tenía los vicios de la mayoría de representantes de una famosa religión: lujo, niños, disfraces, mentiras...