Público
Público

El mayor escándalo de corrupción italiano da
el salto a la televisión de la mano de la serie '1992'

Sky Atlantic acaba de estrenar en Italia la serie basada en el ‘Tangentopoli’, el proceso judicial que destapó un sistema político corrupto desde los cimientos hasta las más altas esferas y que salpicó a Bettino Craxi, primer ministro en los ochenta, y a un joven Silvio Berlusconi.

Cartel promocional de '1992'.

MADRID.- Siguiendo ese gusto por comparar una serie de nuevo cuño con otras de altos vuelos, 1992 tendría un poco de todo. De Los Soprano, de The Wire, de Mad Men, de Crematorio… Un poco de aquí y de allá que la hace distinta a todas porque ésta es la primera vez que la televisión aborda el escándalo político que hizo tambalearse a Italia hace ahora 23 años y que se saldó con más de 1.200 condenas, más de 400 absoluciones y varias decenas de suicidios.

17 de febrero de hace 23 años. Unos billetes marcados, un soborno, una escucha y una detención. Así arranca la acción en 1992, la serie de Sky Atlantic que gira en torno al ‘Tangentopoli’, el conocido proceso judicial que sacudió los cimientos de la política y la sociedad italiana a comienzos de los noventa y que han dado lugar a una producción aplaudida internacionalmente. El martes se estrenó en Italia y la emisión del piloto ha superado en audiencia a otra ficción de culto italiana como es Gomorra. 765.000 espectadores para 1992 frente a los 640.000 de la producción basada en el best-seller de Roberto Saviano, según datos publicados por la agencia ANSA. En España, aunque no será estrenada hasta mayo en Canal + Series, está disponible en Yomvi durante tres días desde su estreno italiano.

Vista, disfrutada, se puede decir que 1992 cumple con las expectativas creadas por las críticas emitidas tras su proyección en el pasado Festival de Berlín. Aunque también cierto es que algunos medios italianos como L’Huffington Post recogen voces que aseguran que la espera no ha merecido la pena. “Tanto ruido para nada”. Es el titular de la crítica de Beatrice Dondi, periodista de L’Espresso, quien desglosa en su texto los a su juicio fallos del primer episodio.

'1992' resulta una serie con un buen guión, un material potente con anclajes en la realidad y una presentación de los personajes (casi) impecable

Mas de acuerdo con los comentarios positivos como el “apasionante” de The Hollywood Reporter o “una bella sorpresa” de La Stampa, 1992 resulta una serie con un buen guión, un material potente con anclajes en la realidad y una presentación de los personajes (casi) impecable. En solo 54 minutos, Giuseppe Gagliardi (basándose en una idea de Stefano Accorsi) logra un prólogo lo suficientemente atinado como para dar una idea global sobre 1992 a todo aquel que no haya oído hablar en su vida de ‘Tangentopoli’ y Mani Pulite, como se conoce el proceso judicial que saneó de corruptos el sistema político y financiero italiano a comienzos de los noventa. Al menos, en parte.

¿Quiénes son los verdaderos protagonistas?

1992 parte de hechos reales pero se centra en seis personajes principales de ficción. Todos con ambiciones que les llevan a hacer cualquier cosa por alcanzar su objetivo, todos infelices y ninguno de ellos, curiosamente, político de profesión. Al menos, de inicio. Leonardo Notte (Stefano Accorsi) se convierte en el hilo conductor de la serie, un publicista de pasado oscuro y sin escrúpulos. Luca Pastore (Domenico Diele) es un policía que ha pedido el traslado a Milán en busca de justicia/venganza para su propio caso personal. Tea Falco interpreta a Bibi, la hija algo díscola del empresario con negocios nada limpios Michele Mainaghi (Tommaso Ragno). Y por último, una azafata de televisión de nombre Veronica Castello (Miriam Leone) que utiliza el sexo como vehículo para alcanzar la fama y que comparte una escena en el piloto con Pietro Bosco (Guido Caprino), un excombatiente de la guerra de Irak de vuelta a casa.

Stefano Accorsi describe a los personas de '1992' como personas “sin emociones, embriagadas de adrenalina, pero sin ser superficiales”

Personajes de ficción a los que Accorsi describe como personas “sin emociones, embriagadas de adrenalina, pero sin ser superficiales” que sirven de vehículo para contar una historia real en la que también hay personajes fácilmente reconocibles para el público italiano. Como Mario Chiesa, cuya detención desencadenó todo el proceso y quien, según ha contado Accorsi en varias entrevistas, intentó frenar el estreno aunque acabó desistiendo. Esa ha sido la única presión recibida por 1992, en la que muchos conservan su identidad real y otros son un compendio de varios.

Entre los primeros se encuentra Antonio Di Pietro, el fiscal, que ha evitado pronunciarse sobre su traslación a la pantalla ya que, según él, ha “visto poco para emitir un juicio”. Eso sí, se alegra de que la serie se llame 1992 y no Mani Pulite porque de lo segundo poco hay en la aplaudida producción. Tiempo al tiempo. Aún quedan nueve capítulos por delante. Volviendo a los personajes. No faltará el ‘pez gordo’ del proceso, el exprimer ministro Bettino Craxi, que acabó huyendo del país. Y, como no, un joven Berlusconi que fue condenado y posteriormente absuelto a raíz de esta investigación.

'La Reppublica' ha destacado la capacidad de la serie para construir un ambiente “formidable de la Italia de aquellos años”

“Entramos en el mundo de la política con mirada curiosa y la mayor objetividad posible”, explica Accorsi. Hay mucho de realidad, pero también de dramatización de la historia, ya que no deja de ser una serie de ficción de la que La Reppublica ha destacado su capacidad para construir un ambiente “formidable de la Italia de aquellos años”. 1992 acaba de estrenarse en medio de la expectación y los aplausos generalizados de la crítica con la idea de convertirse en trilogía. “Hay tanto que contar, los guionistas están escribiendo ya 1993 y nos gustaría cerrar la trilogía con 1994”, ha reconocido Accorsi.

lea también...