Público
Público

La memoria de Celaya sale a la calle a combatir

Un libro-homenaje anima un centenario de perfil bajo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La celebración de centenarios moda que vive ciertamente su plena edad de oro sirve para divulgar la obra de quien sea que cumple 100 años desde su nacimiento o fin, para hacer patente una deuda de gratitud. Así debería ser. Pero a veces el efecto es contrario y subraya el ostracismo al que ha sido condenada la memoria del protagonista. Tal es el caso, según el poeta Juan de Loxa, de Gabriel Celaya (Hernani, Gipuzkoa, 1911-1991). 'Ha sido tristísimo. Es increíble el olvido al que se le ha sometido', afirma. El día en que se cumplían 100 años de su nacimiento (18 de marzo), la lectura de su obra en el Koldo Mitxelena Kulturunea de Donostia fue apenas una raya en el agua.

Quizás las cosas cambien ahora, precisamente cuando agoniza el año Celaya. Un texto transformado en poema visual del propio De Loxa, La poesía es un arma cargada de Celaya, da título a la breve antología del poeta vasco, coeditada por Atrapasueños y el PCE en el que militó Celaya, que pretenden enmendar la falta de relieve de este centenario.

'Es increíble el olvido al que se le ha sometido', afirma Juan de Loxa

Marcos Ana, Juan de Loxa, Javier Egea y Carlos Álvarez encabezan la amplia nómina de poetas (algunos de ellos poco conocidos) que aportan versos al libro, cuya publicación va acompañada de lo que la cooperativa editorial andaluza Atrapasueños bautiza como Huracán Celaya: un carrusel de presentaciones, recitales y homenajes. Frente al silencio institucional, ruido de recuerdo. 'Se trata de hacer cultura de abajo arriba, con la gente, de enseñar la obra, casi al estilo de las misiones pedagógicas', señala Joaquín Recio, de Atrapasueños.

Felipe Alcaraz, de la comisión de cultura del PCE, añade: 'Es un poeta casi descatalogado, tachado de la norma de neutralidad posmoderna. Defendía que la cultura no es un adorno. Hay que reivindicarlo'. A nadie extrañará que los homenajes subrayen la filiación ideológica de Celaya. 'Pero no se trata de patrimonializarlo', puntualiza Alcaraz, 'sino de enseñarlo con toda su complejidad, y que este poeta salido de la gente vuelva a la gente'.

El PCE, que coedita la breve antología, pretende devolver el poeta a la gente

La idea es dar vigencia al autor de Cantos Íberos. Ya ha habido homenajes en un buen puñado de pueblos y capitales andaluzas (la última, Córdoba). En cada cita se trata de implicar a los poetas locales, para que tiren de cuanto más público mejor. 'Creo que le hubiera encantado a Celaya', opina De Loxa. El 18 de enero hay convocado un homenaje en el Ateneo de Madrid. Hay citas hasta la primavera, incluyendo la querida Euskadi de Celaya.