Público
Público

Muere la actriz Rosa María Sardà a los 78 años

Ganó dos premios Goya como Mejor Actriz de Reparto, por 'Sin vergüenza' y '¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?'. En 2010 recibió la Medalla de Oro de la Academia de Cine.

Rosa Mará Sardà al recibir uno de sus dos premios Goya como mejor actriz de reparto.
Rosa Mará Sardà al recibir uno de sus dos premios Goya como mejor actriz de reparto.

PÚBLICO

La actriz Rosa María Sardà ha fallecido este jueves a los 78 años, según ha informado la Academia de Cine. Además de intérprete, fue humorista, presentadora y directora teatral española. Comenzó su carrera como actriz cómica, registro que en los últimos años combinó con el de intérprete dramática en castellano y en catalán. Ganó dos premios Goya como Mejor Actriz de Reparto, por Sin vergüenza y ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? y en 2010 recibió la Medalla de Oro de la Academia de Cine.

Autodidacta y polifacética

Moros y cristianos, Alegre ma non troppo, Airbag, La niña de tus ojos, Todo sobre mi madre, Sin vergüenza y Ocho apellidos catalanes, son algunos de los trabajos más destacados de la intérprete barcelonesa, que se hizo muy popular en la España de los años ochenta con su programa televisivo Ahí te quiero ver. Su fino humor y su tremenda ironía quedaron patentes en los gags que realizaba, especialmente junto a Enric Pous, el 'Honorato' con el que veía la televisión.

En los últimos años se le rindieron diferentes homenajes, entre ellos el de los informadores cinematográficos, que en 2016 le concedieron el Premio Feroz de honor. "En la ferocidad de este mundo es emocionante que seamos capaces de hacer fiestas y seguir haciendo cine, pese a todos los palos. Somos afortunados porque no estamos cruzando el Egeo en una patera, ni en campos de refugiados", dijo al recoger ese premio, demostrando una vez más su compromiso político y social.

El año pasado estuvo entre las firmantes de un manifiesto de intelectuales, artistas y políticos, que pedía a los partidos catalanes que no impidieran la designación del líder del PSC, Miquel Iceta, como senador autonómico para que pudiera ser nombrado presidente del Senado, algo que no sucedió.

Y este 2020 debería haber recibido el Fotogramas de Plata especial en una ceremonia que se suspendió por la pandemia del coronavirus. La revista resumió a la perfección los valores de la actriz: "Tan capaz de mutar de personaje cómico cada diez minutos como de dejar asomar (la media sonrisa) una humanidad, una tristeza o un patetismo como únicamente las grandes, quienes han pasado de la comedia al drama, son capaces".

Siempre rodeada de gente del espectáculo

Nacida en Barcelona, Sardà perteneció a una familia de personas del espectáculo. Se casó con el también actor Josep Maria Mainat, miembro del trío cómico La Trinca, y es hermana mayor del periodista Javier Sardà.

De formación autodidacta, empezó a hacer teatro de aficionados en el barrio de Horta. En 1962 pasó al teatro profesional, al incorporarse a la compañía de Dora Santacreu y Carlos Lucena, con la obra Cena de matrimonios, de Alfonso Paso y, de esta misma compañía, pasó a la de Alejandro Ulloa y, posteriormente, también a la de Pau Garsaball, con la obra En Baldiri de la Costa.

En los años 70 da el salto a la televisión. En 1975, protagoniza Una vella, coneguda olor, basada en la obra de Josep Maria Benet, y en 1979 presenta el programa Festa amb Rosa Maria Sardà.  Y en el séptimo arte se estrena con la película El vicario de Olot, de Ventura Pons. Destacó en el cine en los últimos años de la década de 1980, época en la que participó en películas como Moros y cristianos (1987), de Luis García Berlanga y en programas devtelevisión como Olé tus vídeos y Ahí te quiero ver, donde además de presentar, elaboró y supervisó los guiones y dirigió e interpretó los diferentes sketchs. Tras eso, hizo su debut como directora de teatro con Ai carai! (1989), comedia del dramaturgo Josep Maria Benet.

Dos Goya como mejor actriz de reparto

En la década de los 90 trabajó para Fernando Colomo en El efecto mariposa, con Ventura Pons en Caricias y Amigo/Amado, con Francesc Betriu en La duquesa roja y con Fernando Trueba en La niña de tus ojos, película que le valió una candidatura al Goya a la mejor interpretación femenina de reparto. Pero ese premio lo terminaría ganando después en dos ocasiones. Primero en 1993 con  ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?, de Manuel Gómez Pereira, y en 2001 con Sin vergüenza, de Joaquín Oristrell.

Además, ha sido maestra de ceremonias de los Premios Goya en tres ocasiones, en 1993, 1998 y 2001 y reapareció como presentadora al final de la gala de 2009 y 2010.

En los últimos años su carrera se ha centrado más en teatro, donde destacan varios papeles como el de la doctora Vivan Bearing en Wit (2004), de Margaret Edson y en La casa de Bernarda Alba (2009), de Federico García Lorca, interpretando el papel de Poncia junto a Nuria Espert.

Pero no dejó de lado el cine y siguió participando en películas tan importantes como  Todo sobre mi madre (1999) de Pedro Almodóvar, Te doy mis ojos (2003) de Icíar Bollaín y Ocho apellidos catalanes (2015) de Emilio Martínez-Lázaro.