Público
Público

La música digital mitiga la agonía del CD

La venta de CD descendió un 16,7%, mientras que las digitales aumentaron un 21,1%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La venta de discos continúa su caída libre en España por décimo año consecutivo. Todo lo contrario que las ventas digitales, que aumentaron un 21,1% y que contribuyeron a que a la industria española cerrara 2011 con una reducción de beneficios de 'solo' el 3,3%, según el informe La industria discográfica publicado por la Asociación Internacional de Productores Fonográficos (IFPI, en sus siglas inglesas).

No obstante, y a pesar de reducir sus ingresos, Promusicae, la asociación española de productores de música españoles, destaca que 2011 ofrece razones para sentirse optimista. Un ejemplo es el aumento de los beneficios en un 57,7% de los servicios de música online financiados con publicidad, como VEVO, YouTube o la versión gratuita de Spotify.

 Asimismo, Promusicae considera “esperanzador” que el artista que más discos ha vendido en España sea el debutante Pablo Alborán, con más de 120.000 unidades despachadas. 'Es la primera vez que un artista novel encabeza las listas de ventas españolas en lo que llevamos de siglo', subraya la asociación.

Fuera de España, prosigue la misma tónica general: la venta de música digital salva del económico a la industria. La venta de discos descendió a nivel mundial un 8,7 % otorgando unos ingresos a la industria de 7.630 millones de euros, mientras que las ventas digitales se incrementaron en un 8% (3,923 millones de euros).

De hecho, por primera vez en los úlitmos años, la IFPI considero que hay motivos para ser 'optimistas', pese a que sus ingresos se vieron reducidos un 3% respecto a 2010, sumando unos 12.600 millones de euros. “Es el retroceso más tenue desde que el mercado discográfico mundial comenzara en 2004 una acentuada contracción en los cinco continentes”, señala Promusicae.

Entre las razones de esta mejora se encuentra, según el informe, el creciente desarrollo de los distintos modelos de negocio digital (descarga legal de álbumes y canciones o sistemas de suscripción), que supone ya un 31% del total de ingresos de la industria discográfica, y la aprobación en importantes países, entre ellos España, de leyes contra 'la piratería digital'.

Entre tanta cifra, previsiones y análisis, despunta un nombre propio en el ejercicio recién concluido: la cantautora británica de 23 años Adele, cuyo segundo disco, 21, galardonado en febrero con media docena de premios Grammy, ha alcanzado unas insólitas ventas físicas de 18,1 millones de ejemplares, convirtiéndose en el disco más vendido del siglo XXI.