Estás leyendo: Pon tu mente al sol

Público
Público

Pon tu mente al sol

JESÚS ORDOVÁS

Hace poco estuve en Zaragoza y siempre me paso por el bar de Sergio Algora. No puedo creer que esté muerto. Desde que lo conocí, en los primeros conciertos de El Niño Gusano, siempre tenía una sonrisa para cualquier cosa que fuera mal o bien: si había ído mucha gente a verlos, salía encantado de la actuación; si había ído poca gente a verlos, sonreía y nunca ponía mala cara por nada.

En las entrevistas que le hacía en el Diario Pop de Radio 3 cada vez que editaba un disco o emitíamos uno de sus conciertos, desplegaba un sentido del humor que nos hacía pasar un buen rato y olvidar cualquier contratiempo.

Siempre recordaré su sonrisa, su inteligencia, su sentido del humor. Era una de esas personas que te apetece ver y charlar con ella de lo divino y lo humano. Escritor, cantante, músico... Junto con Sergio Vinadé -ahora con Tachenko- formó uno de los tres mejores grupos -Surfin Bichos y Los Planetas completarían ese trío genial- que despuntaron en los primeros años noventa.

Cuando le operaron del corazón bromeaba sobre su salud y no dejó de cantar y de vivir con alegría las venturas y desventuras de una profesión difícil, como es la de cantante de grupos que merecían haber tenido un mayor reconocimiento por su valiosa aportación a nuestras vidas. Siempre estará en nuestros corazones y en "nuestras mentes tendidas al sol".