Público
Público

El Niemeyer, "condenado" al cierre

El enfrentamiento por el control de la programación entre el Gobierno de Francisco Álvarez-Cascos, Foro Asturias, y la fundación que dirige el centro cultural coloca el proyecto al borde de la extinción

PEIO H. RIAÑO

Al Centro Niemeyer le quedan dos días de vida. El lunes, el equipo de la Fundación que rige la programación cultural desde hace cuatro años hará inventario, empezará a recoger sus pertenencias y el 15 entregará las llaves como marca la ley. Porque ese día finaliza la cesión del conjunto arquitectónico, diseñado por el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer como regalo a la ciudad de Avilés, pero levantado con dinero público. Natalio Grueso, director del centro, ya no espera un acuerdo de última hora con el Principado de Asturias, después de meses de batalla con el Gobierno de Álvarez-Cascos. Los edificios se vaciarán, Foro Asturias se quedará con ellos y si en algún momento quieren darle vida cultural no podrán llamarle Centro Niemeyer. “La Fundación es la dueña de la propiedad intelectual del proyecto, salvo de los edificios. El Gobierno de Cascos no puede utilizar el nombre. Nos han valorado la marca en 84.000.000 de euros. Estamos en la fase final, condenados al cierre este fin de semana”, asegura a este periódico el director.

Sin embargo, en un comunicado reciente, el consejero de Cultura, Emilio Marcos Vallaure, señaló que el centro “no va a cerrar en ningún caso”. Seríamos “unos irresponsables si dejáramos que un centro de esta categoría quedase inexorablemente unido, para bien o para mal, a unos gestores que se retratan con algunas manifestaciones públicas intolerables, como la de llamarnos gentuza miserable, por exigir luz y taquígrafos en relación a una fundación sufragada mayoritariamente con fondos públicos”, añadían. El miércoles hubo una reunión entre la alcaldesa de Avilés y vicepresidenta de la Fundación Centro Niemeyer, Pilar Varela, y el consejero con el fin de llegar a un acuerdo.

Fue en el pleno del 26 de septiembre cuando Vallaure abrió la caja de los truenos al declarar que “las exposiciones que hubo hasta ahora en el Niemeyer no son cultura”. Por entonces, se acababa de inaugurar la exposición fotográfica de Jessica Lange.

Natalio Grueso cree que la expulsión de la fundación llevará al cierre de los espacios, porque “ni siquiera tienen los presupuestos de su Gobierno aprobados”. “Están gobernando en minoría y no van a conseguir tan fácilmente la aprobación de las cuentas. Para empezar, tendrán que realizar 24 contratos de mantenimiento sólo para abrirlo. Sin contar con la seguridad, la taquilla, etc. Se han metido en un jardín que les va a costar muchísimo dinero. A nosotros nos han hecho perder un millón y medio de euros por cancelaciones”, añade.

Sobre su propia gestión del centro apunta que tenían prevista la autosuficiencia en un año. El objetivo de la fundación era librarse de todos los lazos públicos para gestionarse con recursos propios. Tampoco descarta seguir programando en otros edificios, tal y como hicieron durante los años previos a la inauguración del conjunto creado por Niemeyer.

El gran proyecto cultural de Asturias, auspiciado bajo la última legislatura del socialista Vicente Álvarez Areces, quedó al albur de los caprichos políticos. En una reunión de urgencia, el patronato se sienta con la intención de blindar la presidencia de la fundación. Se elige al músico y empresario asturiano, afincado en Miami, Manolo Díaz. Se toman otras decisiones, como incorporar nuevos patronos. Todo parecía suficiente, pero faltaba por firmar lo más importante.

El próximo 15 de diciembre la Fundación entregará las llaves

“No hizo bien una cosa”, reconocía a este periódico el presidente del centro, Manolo Díaz, en una entrevista concedida en octubre. “Cuando decidió tener un patronato con menos presencia política, debía haber hecho también la cesión del edificio a la fundación. Pero creo que creía [Álvarez Areces] que iba a ganar las elecciones. No lo hizo y le pilló el toro sin firmar la cesión”, explicaba. Han pasado los meses, el convenio caduca y la injerencia de la política vuelve a dilapidar la independencia cultural.

Obligados a negociar, la propuesta del Gobierno no convence a la fundación. “Nada ha hecho cambiar su decisión: o la controlan o lo cierran. La última propuesta que presentaron hace dos días piden que el Gobierno nombre al presidente, al secretario y al director. Los tres órganos de gestión de la fundación, así como tener la mayoría en el resto de los órganos. Si no tienen mayoría, no negocian. Es un ejemplo de estalinismo radical”, afirma Natalio Grueso. Con los actuales estatutos, que no reconoce Foro Asturias, el Gobierno está representado por tres patronos. Otro patrono representa al Ayuntamiento de Avilés (PSOE), otro a la autoridad portuaria, otro al Ministerio de Cultura, además de los empresarios.

Ante el cierre, se crea la plataforma Yo apoyo al Centro Niemeyer, que acaba de presentar ante la Junta General del Principado una iniciativa para poner fin al conflicto, con la petición de una ley reguladora de la constitución y el funcionamiento de los órganos de la fundación. La iniciativa saldrá adelante en el Parlamento si la plataforma aporta en las próximas semanas 10.000 firmas. En ese sentido, Grueso no da todo por perdido. El diseño de patronato que propone dicha iniciativa es similar a los estatutos actuales, pero la presidencia sería para el arquitecto Oscar Niemeyer, que el próximo 15 de diciembre cumple 104 años.

Grueso: "Se han metido en un jardín que les va a costar muchísimo dinero"

“La situación legal es la siguiente: hemos ido al contencioso administrativo pidiendo la inscripción registral de los acuerdos adoptados por la fundación en sus dos últimas reuniones de patronato y que el consejero de Cultura nos ha negado. Hay otro contencioso abierto contra la Consejería de Cultura, que nos pide la devolución de las subvenciones recibidas por la fundación en 2007 y 2008, aunque ya fueron aprobadas por intervención y por todos los auditores. Ante esta situación de claro acoso, hemos pedido amparo al fiscal, por si la actuación del Gobierno fuera constitutiva de delito. El fiscal nos ha otorgado amparo y ha abierto una investigación. La próxima semana, salvo que esto se arregle, presentaremos una demanda por daños y perjuicios”, resume Natalio Grueso.