Público
Público

París tira del carro de la moda española

La Federación Francesa de Prêt à Porter Femenino apoya la internacionalización del diseño y la industria textil nacional

ROCÍO PONCE

"La moda española es desconocida". Esta es una de las conclusiones del informe que el Consejo Intertextil Español, las centrales sindicales y el Ministerio de Industria solicitaron a la consultora Interbrand con el fin de analizar el sector de la moda española y su percepción a nivel internacional.

Como si de una respuesta a este catastrofista estudio se tratase, esta semana se han presentado en Madrid los acuerdos por los que la Federación Francesa del Prêt-à-Porter Femenino (FFPAPF) y las ferias Prêt-à-Porter París llevarán a cabo una estrategia de apoyo a la internacionalización de diseñadores e industria española.

"No hay cultura de la moda", afirma Lucía Cordeiro, directora de ACME

"Francia se preocupa de España y tira de nosotros", explicó a Público Lucía Cordeiro, directora de la Asociación de Creadores deModa de España (ACME). Para Cordeiro, estos acuerdos suponen una auténtica oportunidad en tiempos de crisis. En París es "donde se mueve todo el mercado, es el lugar para estar y vender", asegura. Este convenio ya ha dado sus primeros frutos: la presencia de 14 firmas españolas el pasado de marzo en las ferias de imagen (Atmosphère, París Sur Mode,Tranoï, Zipzone y Totem), paralelas a la semana de creadores de París. El resto está por llegar: más desfiles, ferias y salones, espacio en medios de comunicación, etc.

El diseñador Roberto Torretta, uno de los que se beneficia de este apoyo, opina que España se está aliando con el mejor: "Estar al lado de la capital mundial de la moda es una buena baza para salir al mercado internacional, aunque nos queda un importante camino por recorrer".

Para los diseñadores, no es una mera cuestión de ventas. Salir de las fronteras españolas supone un cambio e incluso una evolución en su trabajo. O como lo define Torretta: "Internacionalizar la cabeza". Según el diseñador, antes dependían más del mercado español y esto les "atrapa y empobrece", mientras que expuestos en un escaparate mundial, "se enriquece".

Los mercados preferentes serían Europa, Japón y los Emiratos Árabes

Otra de las conclusiones del informe asegura que no se conoce la moda española en el extranjero, y si así fuera, sería por marcas como Zara, Mango o Custo Barcelona, aunque muchos consumidores ni siquiera saben que son de nuestro país. Afirmación que no es de extrañar si se tienen en cuenta los resultados: el 48 % de los franceses, más del 50 % de los estadounidenses y el 42 % de los japoneses no relacionan España y moda.

Apoyar a un país con estos resultados es cuanto menos un arriesgado reto. Para Muriel Piaser, directora del salón Prêt-à-Porter París, The Train en Nueva York y Living Room en Tokio, la presencia de los diseñadores españoles en sus salones se basa en su trabajo: "Adelantar tendencias y encontrar nuevos valores". Potencial y creación. Son las palabra con las que tanto Piaser, como Jean Pierre Mocho, presidente de la FFPAPF, definen a la moda española a la que confían sus recursos y herramientas.

Una moda que cuenta con grandes referentes históricos, como Balenciaga o Fortuny, pero que, según Lucía Cordeiro y Muriel Piaser, no ha sabido capitalizarlos. "Pasan como grandes firmas de lujo, no como legado español", afirma Piaser. Para Cordeiro, esto ocurre porque "no hay cultura de la moda".

Piaser y el informe citado coinciden en la mayoría de conclusiones: en los atributos positivos de la moda española, en la falta de espíritu asociativo y en la necesidad de incidir en una formación de calidad. Pero hay un punto en el que discrepan: el concepto "moda española". El informe asegura que, no sólo hay que fomentarlo, sino que hay que optar por un diseñador estrella que abandere este concepto a nivel internacional. Muriel Piaser, por otro lado, opina que no se vende el concepto sino el producto. Y para ello hay que realizar múltiples acciones de comunicación y presencia en salones internacionales como están empezando a realizar. "Una nueva generación tiene ahí sus oportunidades, como La Casita de Wendy o David Delfín, que no son conocidos de momento y ahora los compradores irán acercándose a ellos", explica Piaser.

¿Quién podría interesarse en nuestro producto? Los mercados preferentes para el diseño español son, según Piaser, países europeos como Italia o Alemania, Grecia, Suiza y por otro lado, Rusia y Japón. Sin perder de vista los Emiratos Árabes, sobre todo para los diseños de fiesta.

Es imposible discutir que la capitalidad de la moda es de París. Jean-Pierre Mocho tiene claro por qué la mantienen año tras año: "El Gobierno tiene interés por la moda y lo demuestra durante todo el año". En Francia, la moda, impregnada a la sociedad y eso se nota. Ahora, es el turno de España, a la que invitan a unirse a la fiesta. "En este mercado tan globalizado, cuanto más agrupados estemos los del viejo continente, mejor", concluye Mocho.