Público
Público
Únete a nosotros

Pedro Guerra: "Pensábamos que la revolución se hacía desde la cultura"

Pablo Iglesias entrevista al cantautor canario. El programa completo se emitirá este miércoles en 'Otra Vuelta de Tuerka', a las 22.00 horas en Público TV.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Pablo Iglesias entrevista a Pedro Guerra en 'Otra Vuelta de Tuerka'

MADRID – Si algo define a Pedro Guerra (Güímar, 1966) es el mestizaje cultural. Pablo Iglesias reconoce que supo del cantautor canario por "una canción maravillosa que interpretaban Victor Manuel y Ana Belén". Esta canción era Contamíname, que tal y como cuenta el cantautor durante la entrevista, surge de una entrevista a Carlos Fuentes en la que utilizaba el término contaminación cultural para hablar del mestizaje. Por esta canción-alegato del mestizaje, Pedro Guerra recibiría el premio Ondas y saltaría a la fama.

Ya en sus incios en el grupo de cantautores Taller Canario, intentaban "de alguna forma mezclar influencias". La formación musical isleña bebía sobretodo de América Latina, en concreto de la música cubana y argentina. "No hay que olvidar que Canarias es la confluencia de tres influencias: la africana, la latinoamericana y, ya en menor medida, la europea", señala Pedro Guerra en Otra Vuelta de Tuerka.

Esta experiencia le sirvió también de toma de contacto con la parte de la intelectualidad canaria que apostaba por la defensa del patrimonio cultural de las islas. Eso llevó a Guerra a trabajar muchos años muy cercano a posiciones nacionalistas: "Más allá de cuestiones políticas, yo entendía el nacionalismo como una reivindicación de la identidad canaria", explica el cantautor. En este sentido, reconoce que "formaba parte de una organización cultural, y pensábamos que la revolución se hacía desde la cultura".

Su canción Cathaysa, con letra de su padre y que habla de una niña guanche vendida como esclava, se convirtió así en un símbolo de la defensa de lo canario. Su estribillo "Nacer vivir y morir sin cadenas castellanas", arrancaba siempre los aplausos entre el público. Y es que, como señala Guerra, "uno tiene que partir de su aldea para salir al mundo a compartir".

Su llegada a Madrid es indisociable del local Libertad 8. Allí se dieron cita los principales nombres de la música de autor del momento, como Joaquín Sabina, Luís Eduardo Aute o Luís Pastor, con los que más adelante colaboraría el cantautor canario. Tras los duros años 80, los 90 fueron un despertar para la música de autor, "tras los años de la movida la gente necesitaba más piel" y Libertad 8 sirvió de punto de encuentro.

Este 2016, después de 5 años de silencio musical, Pedro Guerra vuelve por partida doble. Y lo hace con Arde Estocolmo en el que mantiene la canción protesta como forma de expresión, y 14 de ciento volando de 14 donde pone música a catorce sonetos de Joaquín Sabina en un trabajo colectivo con "colaboradores de lujo".