Público
Público

"Una persona sin hijos es un peligro para el capitalismo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Durante las últimas semanas, las portadas de la prensa del corazón, española y extranjera, ha estado copada por mujeres famosas junto a sus retoños recién nacidos. Jennifer López o Nieves Álvarez han hecho pleno con sus mellizos.

Antes, las portadas eran de ellas, pero embarazadísimas. Y todavía quedan otras muchas por venir. ¿Vivimos en plena exaltación de la natalidad? ¿Quién lo ha decidido? ¿Las empresas de dodotis? La escritora Corinne Maier (1963), autora del polémico Buenos días, pereza, se rebela contra toda esta corriente natalicia y expone sus 40 razones para no tener hijos con un argumento principal: si eres mujer y tienes hijos, prepárate a desaparecer del mapa.

Usted tiene dos hijos. Con la “misión cumplida” parece cómodo dar razones para no tenerlos...

Todo lo contrario. Ahora tengo perspectiva y además puedo hablar con más libertad de este tema. Mucho más que cualquier mujer joven que no haya pasado por la experiencia.

Y cita para ello 40 razones, no 30 ni 20.

Me parecía una cifra redonda. Además, estoy en la cuarentena, con lo que era un número correcto.

Al principio del libro habla del aumento de la natalidad en Francia en los últimos años comparado con España o Alemania. ¿A qué se debe? ¿Qué ha pasado por la mente de las francesas últimamente?

Es un misterio total. Me llama mucho la atención porque en España o Alemania se han vivido regímenes autoritarios que exaltaban la natalidad y claro, ahora las alemanas y las españolas han dicho que ya basta. En Francia tuvimos el régimen de Vichy, pero el efecto ha sido el contrario. De todas maneras, Francia es un país muy deprimido y quizá lo único que nos alegra sean los niños.

Lo cierto es que las empresas de dodotis y todos los accesorios para los bebés se estarán frotando las manos... Parece que el hecho de que cada vez aparezcan más famosas embarazadas sea una campaña orquestada por estas firmas.

Sí, creo que muchas personas sacan partido de todo esto. Toda la maquinaria del consumo financia los accesorios, el biberón... Es todo un engranaje.

¿Luchar contra el capitalismo sería no tener hijos?

Desde luego, es más difícil encasillar a una persona que está sola. Y pueden ser un peligro para la sociedad capitalista porque son personas más libres.Un libro como este en

España hubiera tenido ataques por parte de la Iglesia y los grupos pro vida.


También existen en Francia. Lo que pasa es que se han callado. Para ellos, es una provocación cínica. Parece que eso de decir a la gente que no tengan hijos está muy mal.

Todas las razones que da para no tener hijos convergen en una sola: la madre desaparece del mapa como persona

Es que se convierte en una madre nutricia, en una mujer dedicada únicamente a sus hijos y donde nada más importa. Sin embargo, también hay que evitar la caricatura de madre que lo único que hace es hablar de sus hijos.

Contra esta postura siempre está el argumento de que las personas que piensan así son unas egoístas.

Claro, pero depende de cómo lo mires. Yo creo que el egoísmo es tener hijos con el fin de no estar solos.

¿Y qué hacemos con eso del ‘instinto maternal’?

No creo en ese instinto. Es algo de lo que se habla y está en la sociedad, pero hay que pensar que las ideas religiosas están volviendo con fuerza. Ideas como la de revivir a través de los hijos.

¿Se siente una provocadora? Ya con en ‘Buenos días, pereza’, donde instaba a trabajar lo menos posible, causó bastante revuelo, sobre todo en el mundo empresarial.

Depende de cómo se entienda. Si provocar es remover conciencias, sí, porque lo que he intentado es sacar a la luz la presión social que sufrimos para tener hijos y para trabajar, y de la cual no nos damos cuenta cómo actúa. Y es esa presión la que nos obliga a hacer ciertas cosas porque sí,
porque parece que hay que hacerlas.