Público
Público

Reeditan 'La canción de Juan Perro', la 'flor negra' de Radio Futura

El cuarto disco del mítico grupo madrileño, que se convirtió en una pieza central de la historia del rock español, vuelve ahora con maquetas y temas en directo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dice Santiago Auserón que Radio Futura llegó 'más lejos que nunca' con La canción de Juan Perro, su 'flor negra', pieza central de la historia del rock en español, de la que se han cumplido 25 años de existencia con una reedición de lujo que se publica mañana con maquetas y temas en directo. Los hermanos Auserón, Santiago y Luis, grabaron aquel disco en Nueva York junto al 'magma' de la banda, el guitarrista Enrique Sierra y la ayuda extra de Pedro Navarrete a los teclados, Carlos Torero en la batería y los Uptown Horns tras los metales, además de la inestimable producción de Joe Dworniak, en un momento en el que pocos o ningún grupo español se podía permitir algo así.

Venían de publicar con éxito La ley del desierto / La ley del mar (1984) y De un país en llamas (1985), pero, ante su nuevo reto discográfico, se propusieron ir más allá, 'convertirse en una banda internacional' y 'conseguir un sello sonoro: ante todo potencia, firmeza, estabilidad en el escenario'. 'Durante muchos años no he podido escuchar la obra de Radio Futura sin prejuicios, porque me dolía todavía la espalda, me dolía la garganta y me dolía la cabeza de tanto discutir. Se me hacían muy presentes todas las dificultades por las que hubo que pasar', recuerda Santiago Auserón en declaraciones realizadas a Sony Music.

Parte de las dificultades, más allá de las fortuitas y las derivadas de la 'presión de los medios', venían del alto nivel de exigencia personal del grupo. 'No deseábamos ser los mejores, queríamos ser simplemente buenos', dicen estos 'obsesos del sonido', que se sentían 'fuera del negocio, del ambiente más mundano', y poco convencidos de 'la actitud de La Movida'. Su pretensión con La canción de Juan Perro fue 'pasar con naturalidad de lo blanco a lo negro', sonar a rock americano, pero también europeo, y lo lograron apoyándose en la herencia afroamericana.

Ensayaron, ensayaron y ensayaron, grabaron maquetas en Madrid en una de aquellas míticas mesas Neve, limpiaron, matizaron e investigaron concienzudamente antes de llegar a Nueva York, a los estudios Sigma Sound de Broadway, donde contaron con los mejores medios a su disposición. 'No fue fácil recuperar la pasta que nos gastamos allí', reconoce Auserón, a pesar de que se creó 'una sensación de éxito en la calle y buenísima recepción artística'. Considerado como el cuarto mejor disco de la historia del rock en español por la revista Rolling Stone, Auserón invita al actual ministro de Educación, José Ignacio Wert, a una reflexión sobre la situación actual de la industria musical, al señalar que 'es probable que un grupo como Radio Futura no llegase hoy a ser reconocido'.

Intentaron compensar tanto esfuerzo con un nuevo disco grabado en directo aprovechando la gira, pero el destino o, como reza uno de los cortes del disco, La lluvia del porvenir, no estuvo de su lado. Su guitarrista Enrique Sierra sufrió una recaída de la enfermedad hereditaria que le acompañó hasta su muerte en 2012. A él está dedicada esta nueva edición, a él, que se escapaba de las clínicas para volver al lado de sus compañeros y continuar el trabajo. 'Se portó como un león, resistió la batalla durante décadas de una manera absolutamente admirable. Nadie sabe lo que tuvo que aguantar en los hospitales', destaca Santiago Auserón, que inició su carrera en solitario en 1993, precisamente como Juan Perro, tras la disolución de la banda un año antes.

El Premio Nacional de Músicas Actuales 2011 revela que 'para dar tiempo a que cada uno encontrase su propio camino', aplazaron la posibilidad de juntarse de nuevo, pero que esa opción siempre estuvo ahí. 'Entre nosotros nos decíamos: 'Si de pronto nos saliesen canciones que lo pidiesen, si nos lo pasáramos bien y no volviéramos a caer en las mismas discusiones, si hubiera un equilibrio natural sin tener que forzar nada...', detalla, antes de remachar que, 'con la desaparición de Enrique, eso ya no es posible'.