Público
Público

Sabina, operado de un "pequeño derrame cerebral" provocado por la caída del escenario

El cantante sufrió un golpe en la cabeza al precipitarse del escenario durante su concierto del miércoles con Serrat en Madrid. Además, presenta tres fisuras limpias en el hombro izquierdo.

El cantante y compositor Joaquín Sabina durante el concierto que ofrece esta noche en Madrid. EFE/Víctor Lerena
Fotografía de archivo de Joaquín Sabina

PÚBLICO

Joaquín Sabina ha sido operado este jueves de "un pequeño derrame" en la cabeza. Sabina ingresó el miércoles por la noche en la UCI de la clínica Ruber Internacional de Madrid tras caerse del escenario del  Wizink Center durante el concierto que estaba ofreciendo junto a Joan Manuel Serrat.

La oficina de representación del artista ha confirmado que la intervención ha finalizado de forma satisfactoria y que Sabina "está bien". En un comunicado posterior, el centro médico ha puntualizado que la situación del cantante es "estable" tras haber sido intervenido para la evacuación de un "hematoma intracraneal en el hemisferio derecho". El intérprete pasará 48 horas en observación.

En un principio el diagnóstico se limitaba a tres fisuras "limpias y sin desplazamiento" en el hombro izquierdo, pero posteriormente se le observó un pequeño golpe en la cabeza tras haber sido sometido a un escáner completo además de a otras pruebas. Su portavoz ha añadido que su estado en ningún momento ha sido grave.

El percance tuvo lugar alrededor de las 21.00 horas, 30 minutos después de comenzar el concierto, cuando Sabina estaba sobre el escenario pronunciando unas palabras para presentar la mítica canción Mediterráneo. Deslumbrado por un foco, el cantante dio un paso en falso y cayó a plomo desde el escenario, situado a unos dos metros de altura. 

Sabina, que celebraba además su 71 cumpleaños, fue atendido por el equipo médico del recinto en el mismo foso antes de ser evacuado en camilla. Cerca de media hora después, entre una gran incertidumbre, reaparecía en escena sentado sobre una silla con ruedas empujada por el propio Serrat para explicar que se encontraba bien pero "muy dolorido" por un golpe en el hombro, por lo que se marchaba al hospital y se cancelaba el concierto.

"Estas cosas solo me pasan en Madrid, lo siento muchísimo, me he dado un golpe muy fuerte en el hombro", se lamentó entre los aplausos de las 12.000 personas congregadas en el Wizink Center. "Con todo el dolor de mi corazón me voy a ir al hospital porque me encuentro muy dolorido, no se imaginan cuanto lo siento", añadió.

"Me hace que tengamos que suspender con todo el dolor este concierto", continuó Sabina, que tiene un complicado historial de salud. "No tiren las entradas los que quieran venir en mayo, estamos confirmando el día 22 de mayo", concluyó, por su parte Serrat. Sabina y Serrat actuaban por cuarta vez este miércoles en Madrid tras los conciertos que tuvieron lugar el 20 y 21 de enero, además del 11 de febrero.

No es la primera vez que el intérprete y compositor sufre un percance en el Wizink Center que le obliga a suspender un concierto. Ya sucedió en 2014 a pocas canciones del final, según él, por problemas de estómago, aunque en un primer momento afirmó que había sufrido una crisis de pánico escénico.

Volvió a suceder en 2018, dentro de la gira de Lo niego todo a la hora y media de actuación, por "una disfonía aguda consecuencia de un proceso vírico" que lo dejó "mudo" y obligó a cancelar los cuatro conciertos restantes de la gira. La endeble salud de Sabina ha sido noticia en muchas más ocasiones, especialmente cuando fue víctima de un derrame cerebral en 2001 del que se recuperó.