Público
Público

Suenan a Radiohead, pero son mexicanos

El post-rock folclórico de Café Tacvba visita España con el Rock In Río y la Expo de Zaragoza

JESÚS CENTENO

Rubén Albarrán parece relajado. Con su metro sesenta de estatura, sus zapatos con una equis marcada en cada lateral y su camisa multicolor, el cantante de Café Tacvba aparenta ser un hombre risueño y con ganas de conversar. Le cuesta despojarse de su sonrisa y no deja de contar anécdotas, como que durante años se hizo llamar Juan, el que hace como canta en los créditos del primer disco del grupo.

Café Tacvba es una banda que mezcla rock rebelde con un punto de sensibilidad y vehemencia, siempre con el recuerdo y la nostalgia en los acordes. Algunos los han denominado "los Radiohead latinos" y otros los consideran los mejores embajadores de México en EEUU. Vienen de D.F y, aunque tardaron años en llegar a la cima, hoy son uno de los grupos más innovadores y populares de Latinoamérica.

¿El secreto? Su honestidad, texturas de fantasía y una voz nasal que aún suena como a los 20 años. La realidad es otra. Los tacubos rondan los 40 y han pasado de la vitalidad de la adolescencia a una propuesta con ritmos ligeros, a la que suman estilos tradicionales. Esto es, serenatas de mariachi, rancheras y sambas en los ritmos; jarana, clarinete y guitarrón entre los instrumentos.

"Pero, básicamente, nuestra música es rock con maquinitas electrónicas", dice Emmanuel que, además de teclista, es también un viejo conocido de la escena electrónica chilanga -nativos de D.F-, donde se hace llamar DJ Angustias.

Para su último disco, Sino, los miembros de Café Tacvba compartieron noches memorables discutiendo sobre su pasado. "Un día, Joselo, el guitarrista, llegó con una letra que era una minipelícula de nuestra juventud. Es decir, coches con música, festivales, solos de Neil Peart y cervezas por Ciudad Satélite, la única zona del D.F en la que hubo una efervescencia del rock progresivo", nos cuentan. Empezaron en 1989 y tardaron casi cuatro años en sacar un álbum. "No nos preocupaba. Luego vendimos 40.000 copias en dos semanas. Eso sí, si entonces me dices que acabaríamos fusionando hip-hop, el ska o metal, no me lo creería". Hoy, tanta innovación les enorgullece como la cantidad de seguidores que han logrado en EEUU... a pesar de cantar en español.

"México es un país donde el rock siempre se ha cantado en inglés. Nosotros, quizá por la influencia de grupos argentinos (Soda Stereo) y españoles (Radio Futura), cantamos en español". Gracias a eso han logrado un público fiel en EEUU, el de la inmigración. "Somos el lazo de lo latino allí.  Aunque en el camino hemos arrastrado a algún que otro gringo".

En España, participarán, por fin, en un gran evento. Y por partida doble. Primero, en el Rock In Río Madrid y después, en la Expo de Zaragoza 2008. Recuerdan que son un grupo con bagaje, que han tocado en festivales como Lollapalooza, que han ganado dos Grammy o que su música ha sonado en Amores perros y Y tu mamá también. Pero en España nunca han pegado el boom: "Es extraño. Hace unos años recorrimos un sinfín de salas y sólo encontrábamos mexicanos", explican sin encontrar un motivo. "Quizá nos falto un hit. Ha pasado así y hay que aceptarlo". Ahora, el Rock In Río es una gran posibilidad para darse a conocer, "como en los viejos tiempos. Una segunda oportunidad".