Público
Público

Agónico y polémico triunfo del Sevilla ante Osasuna

Los de Jiménez se hacen con los tres puntos gracias a un penalti transformado por Luis Fabiano en el minuto 94

AGENCIAS

El brasileño Luis Fabiano, al transformar un penalti polémico en el minuto 94, le dio una agónica victoria a un mal Sevilla que nunca supo como superar al Osasuna, un rival que contaba con el empate pero que acabó con nueve jugadores y con una dolorosa derrota.

Se presentaron los sevillistas ante su afición después de sendas derrotas en el doble desplazamiento efectuado en la Liga -Bilbao y Getafe- y con la ineludible obligación de sumar tres puntos que le mantengan vivo en la lucha por acercarse a los puestos de Europa y, de camino, alejarse de una apretada zona baja.

Los osasunistas, con tres puntos menos (23) que sus rivales del Sánchez Pizjuán, también tenían como propósito la victoria, en este caso para enlazar dos por primera vez en la temporada y alejarse algo de los lugares de peligro.

Con ello se vio en el inicio un partido de respeto, pero con un Osasuna que pareció llevar la iniciativa en el centro del campo y que se acercó con más ganas al área rival. A los del técnico Manolo Jiménez le costó desbordar con velocidad, pero cuando encontró en las bandas al brasileño Daniel Alves y Jesús Navas, por la derecha, y Diego Capel, por la izquierda, sí llegó peligro por el área navarra.


En la segunda parte, fueron los hispalenses los que llevaron el peso del partido en busca de ese gol que se resistía, pero el Osasuna no renunció nunca a montar contragolpes que le dieron incertidumbre al encuentro.

A los diez minutos de la reanudación se desniveló el marcador con una falta que botó el uruguayo Ernesto Chevantón, quien había sustituido a un desaparecido ruso Alexander Kerzhakov, y puso el balón en el área chica para que el danés Christian Poulsen se adelantara al portero Ricardo López

El técnico José Ángel Ziganda movió el banquillo con la entrada de Kike Sola y Héctor Font para dar más dinamismo a su delantera, pero también eso motivó que el Sevilla, en este caso a la contra, buscara el segundo.

Fue Kike Sola el que se llevó al gato al agua para el Osasuna cuando, en una buena jugada personal, se aprovechó de la frágil defensa local para poner unas nuevas tablas en el marcador y que se iniciara un nuevo partido de algo más de veinte minutos.

Los de Ziganda se conformaron entonces con el empate y el Sevilla, con ganas pero con poca claridad, se lanzó a por la victoria, pero eso motivó huecos que pudieron costar caro a los locales, como en un lanzamiento del delantero de Cabo Verde Eduardo Fernades 'Dady' que acabó con el balón repelido por el travesaño.

Al expulsión de Josetxo Romero en el minuto 86 por agarrón a Chevantón y la de Javi García en el 90, éste después de hacer penalti muy protestado, le dio la oportunidad a Luis Fabiano de transformar la falta y lograr su decimocuarto tanto liguero y darle los tres puntos al Sevilla.