Público
Público

El Almería se cuelga a la espalda de Negredo

El Villarreal mostró su peor cara tres días antes de enfrentarse al Arsenal

HUGO JIMÉNEZ

El Villarreal se personó en Almería con un ojo puesto en el choque de Liga de Campeones del próximo martes ante el Arsenal, y Negredo les condenó. El jugador vallecano no deja de crecer en cada partido y ayer volvió a dejar claro que está listo para metas mucho más altas. Es un delantero total que controla todas las facetas del juego. En estático o en movimiento, por arriba o por abajo, fijando a los centrales o tirando desmarques, en todos los aspectos, el nueve se sale.

Ayer se bastó el solo para finiquitar el partido en 20 minutos. Primero, con un cabezazo marca de la casa, que remató picado lejos del alcance de Esteban; y luego, con dos asistencias de libro. En honor a la verdad hay que decir que el delantero hizo falta sobre Capdevila en el salto que originó el primer gol, pero también que el sprint de Crusat por la izquierda, retratando a Javi Venta, mereció la recompensa final.

El partido no había hecho más que comenzar, pero el gol de los locales cambió el guión inicial. A partir de ahí el Almería le entregó descaradamente la pelota al Villarreal y se dedicó a esperar sus contras. Y a la primera que tuvo cerró el partido. Negredo condujo un balón desde el centro del campo y su genial asistencia con el exterior del pie izquierdo la culminó a placer Piatti.

El delantero se había disfrazado de Cipollini, demarró y dejó a Fuentes a muchos metros de su estela. Minutos más tarde, se encontró otro balón y cambió su vestuario. Esta vez se transformó en Laudrup y asistió a Crusat para que este finalizase el trabajo. Otro pase magistral, otro detalle de super clase. Mortadelo Negredo tiene muchas caras, muchos registros, mucha calidad. Y así se llegó al descanso. El Almería tuvo tres ocasiones en el primer tiempo y acertó con todas.

La reanudación sobró. La expulsión de Pires y sobre todo la fortuita y grave lesión de Cazorla, provocaron que el partido bajase en intensidad. El interés ya había desaparecido después del tercer gol. El partido avanzó entre la indecisión local por intentar humillar a su rival y las ganas de los de Pellegrini porque el árbitro pitase el final. Con nueve jugadores sobre el campo y Cazorla en la mente de los visitantes, el partido desapareció.

Santiago Cazorla, centrocampista internacional del Villarreal, no jugará más en lo que queda de curso. Lesionado durante el partido de ayer en Almería, sufre una fractura del peroné de la pierna derecha que le hará perderse el resto de la Liga, la Liga de Campeones y la Copa Confederaciones que la selección disputa en junio en Suráfrica.

En la que es su primera lesión grave, el asturiano se retiró en el minuto 64 después de notar un fuerte dolor tras quedarse clavado su pie derecho en el césped. El jugador fue trasladado al hospital Virgen del Mar y tras una primera exploración por los médicos del centro y el del club, se confirmó la fractura de peroné.

El consejero delegado del club, José Manuel Llaneza, aseguró a las puertas del hospital almeriense que “es un palo moral durísimo para todo el equipo y una baja muy importante en un momento tan complicado y decisivo del campeonato”.