Público
Público

Alonso se cortocircuita en los libres de Nurburgring

Los problemas eléctricos del F138 no permiten al español rodar ni una vuelta. Los Mercedes, por delante. La FIA impone condiciones sobre los neumáticos

AGENCIAS

El piloto español Fernando Alonso (Ferrari) no ha podido rodar ni una vuelta completa en la primera sesión de entrenamientos libres del Gran Premio de Alemania, que se ha celebrado este viernes con liderazgo de Lewis Hamilton (Mercedes), debido a los problemas eléctricos sufridos por su F138.

Tras las malas sensaciones transmitidas por Ferrari en el Gran Premio de Gran Bretaña, la primera toma de contacto en Nurburgring se antojaba importante para que la 'Scuderia' analizara posibles cambios en su monoplaza. Las nuevas especificaciones técnicas con los neumáticos Pirelli, impuestas por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), aumentaban si cabe la necesidad de realizar un buen trabajo.

Sin embargo, no le pudieron ir peor las cosas a Alonso, que vio cómo su coche se quedaba parado en la vuelta de instalación, previa al inicio de la primera tanda. El piloto español volvía a 'boxes' en una moto con un comisario, mientras una grúa recogía su Ferrari del asfalto.

Ferrari anunció que se trataba de un problema eléctrico y, creyéndole arreglado, devolvió a Alonso a la pista 50 minutos después, pero nada más salir volvieron a surgir problemas y de nuevo retorno a 'boxes' para no volver a salir. El asturiano se quedaba como el único de los 22 pilotos en parrilla sin marcar tiempo en la sesión y su equipo tendrá trabajo extra en la segunda tanda, que se iniciará a las 14.00 horas.

En la parte delantera, Mercedes volvió a confirmar su gran momento y colocó a sus dos primeros pilotos al frente de la tabla de tiempos. Hamilton sacó dos décimas a Nico Rosberg y más de un segundo al resto de pilotos, encabezados por Mark Webber (Red Bull), Adrian Sutil (Force India) y Kimi Raikkonen (Lotus), mientras que Sebastian Vettel (Red Bull) fue octavo.

Este Gran Premio está siendo observado con lupa después de la polémica con los neumáticos de Pirelli tras la accidentada carrera de Silverstone. Por eso, esta misma mañana la FIA ha puesto un poco de orden y ha acordado con el fabricante una serie de condiciones a los equipos para garantizar la seguridad.

La FIA ha repartido este viernes una nota a los equipos en el circuito de Nurburgring en el que ha impuesto los valores máximos y mínimos de presión y ha prohibido permutar los neumáticos de un lateral al otro de los monoplazas, entre otras especificaciones técnicas. "Por razones de seguridad, Pirelli nos ha pedido que todos los neumáticos funcionen bajo estas condiciones. Será responsabilidad de cada equipo satisfacer las exigencias del delegado técnico de la FIA y cumplir con todos estos requerimientos", ha explicado el organismo en un texto firmado por el director de carrera, Charlie Whiting. Esta imposición llega después de que la Asociación de Pilotos (GPDA) amenazara el jueves con abandonar el Gran Premio de Alemania si volvían a reproducirse los problemas del pasado Gran Premio de Gran Bretaña.