Estás leyendo: Sin Alves, el diferente

Público
Público

Sin Alves, el diferente

Guardiola recela del Sporting, el cuarto equipo menos goleado en su estadio

NOELIA ROMÁN

Quizá por la historia centenaria de El Molinón, tal vez porque Preciado ha convencido a sus jugadores de que su tranquilidad en la clasificación pasa por atrapar todos los partidos de casa, el Sporting presenta una estadística que inquieta a Guardiola: "En toda una vuelta, el Sporting sólo ha encajado seis goles en casa y ha sumado 18 de 24 puntos posibles, eso lo dice todo".

"El Sporting mantiene el dinamismo de Preciado, pero ha mejorado respecto al año pasado: juegan más juntos y más ordenados defensivamente y conceden muy pocas ocasiones. El Madrid no pudo ganar allí", añadió Guardiola, pese a los gratos recuerdos que guarda del curso pasado. "Llegamos allí en puestos de descenso y ganar 1-6 aumentó mi moral y reforzó la idea que tenía del equipo", confesó.

El técnico azulgrana tiene motivos para recelar: deberá retocar su alineación para suplir la baja de Alves por "precaución" tras sufrir una elongación en el gemelo derecho. Guardiola echará en falta las asistencias del brasileño (27 en lo que va de curso, seis de gol incluidas) y su vocación ofensiva que se ha traducido en tres goles, características que no presenta ningún otro zaguero, según el técnico.

"Alves ha dado un salto brutal en el último mes: ha mejorado en cuestiones tácticas que habíamos hablado y aún no había captado", afirmó el preparador azulgrana. "Lo que hace él no lo puede hacer ningún otro jugador, pero el que entre nos aportará otras cosas", se consoló. En contrapartida, estarán Busquets, recuperado de su lesión, y Touré, de vuelta de la Copa África.

Guardiola no quiso entrar a valorar la sanción a Cristiano: "Llevamos seis días hablando de eso". Sin embargo, a Laporta no le agradó que el Madrid utilizara a Messi: "Nos molestó que se involucrara a Leo, que ama al fútbol, pero eso no debe enturbiar las relaciones cordiales que hay".

Preciado, por su parte, podría confiar en Carmelo o Portilla y en Rivera para armar su juego y contestar la habilidad de Messi, Ibra y Pedro o Henry, la otra gran incógnita que deberá resolver Guardiola.